Santa Elena: una comunidad rodeada de naturaleza y lugares vírgenes

0 335

Santa Elena, es una comunidad del municipio de José Santos Guardiola separada de Roatán aproximadamente por dos millas de manglares y un canal natural de 20 pies de ancho.

El sitio tiene 194 pies de altura, es habitada en las costas norte y sur por 1,200 de isleños donde actualmente cuenta con los paisajes de los lugares más vírgenes del departamento insular.

Los primeros pobladores de Santa Elena fueron las familias Bonner y Warren de Jamaica y Alvanzer (Alfonso) más Bowman, Kelly, Ross, Forbes y Rich de Gran Caimán.

El líder y ancestro de la comunidad fue Bautista (Batista) Bowman, incluido el concejal de Santos Guardiola y el alcalde en funciones que fue Wally Bodden Bowman.

Estos primeros habitantes se quedaron con algunos bovinos y cerdos, pero se dedicaron a la agricultura de bovinos con una subsistencia pequeña donde realizaron (y realizan aun) cultivos como: plátanos, ñames, yuca, arrurruz y wongla (semillas de sésamo usadas para hacer dulces).

Para los años de 1950 barcos bananeros estadounidenses comenzaron a realizar intercambio de productos con los pobladores de Santa Elena como cocos y plátanos por jeans y camisas.

Los mariscos abundaban en las aguas durante esa época y las langostas se capturaban sin esfuerzo durante la noche con una antorcha (hoja de palmito seco en fuego).

Ahora los pargos grandes y los meros pueden ser arrastrados con arpones (lanza) cuando nadan en las aguas poco profundas.

Asimismo, la introducción de la pesca comercial comenzó en los años 60 (información importada a las islas por los pescadores locales que habían trabajado en barcos de pesca comercial en los EE.UU.) muchos habitantes abandonaron la agricultura para realizar labores de camaroneros y trampas. Son famosos como los buzos de langosta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.