San Juancito un bello destino por disfrutar en Honduras

0 340

San Juancito, es un engalanado pueblo hondureño, lleno de belleza natural pero más importante; con gente amable y hospitalaria, que harán de su visita, un paseo inolvidable.

En ese destino turístico, la aventura da inicio en el Centro de Visitantes Jutiapa en el Parque Nacional La Tigra (este es el que queda subiendo por el Hatillo). Allí se paga la tarifa de entrada, 50 lempiras  para nacionales, y es donde se dejará el carro durante la noche. Asegúrese de informarle a las personas encargadas que van a pasar la noche en San Juancito, les pueden decir que se van a quedar “donde los alemanes” y ellos van a entender.

Una vez en El Rosario, pueden pedir direcciones a los locales o simplemente guiarse por el mapa para avanzar hasta el lugar donde van a pasar la noche… ¡una cabaña en medio de un jardín!

La Cabaña Mirador El Rosario, se ha convertido en un lugar que siempre se viene a la cabeza, cuando se piensa en un escape de fin de semana. El lugar fue construido y es mantenido por Jörg (quien prefiere que le llamen Jorge) y Mónika, una pareja de alemanes quienes hace cerca de 20 años vinieron a Honduras y desde entonces han estado trabajando en ese espacio y, para llevar un estilo de vida envidiable.

Algunos datos generales sobre este espacio: es una sola cabaña con dos cuartos, 3 camas (una matrimonial en un cuarto, y dos unipersonales en el segundo cuarto), tiene un pequeño corredor con una vista espectacular a todo el valle, tiene baño y ducha y cuesta $25 por personas por noche (incluye el desayuno). También es posible encargar cena y comprar otras cositas que Jorge produce como jaleas, vino y pan. También, si hacen la petición, Jorge los puede llevar a dar un recorrido por toda la propiedad.

La ubicación es accesible, pero a la vez se siente privado, el lugar se siente lo suficientemente natural como para sentir que en verdad se está aislado pero con algunas comodidades como baños limpios y agua caliente, la comida es riquísima y también ofrecen alternativas vegetarianas (igualmente ricas), la vista al valle es impresionante, pero sobre todo, los anfitriones le harán sentir como en casa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.