Rinitis alérgica: tips para que tu nariz deje de sufrir

0 100

Con los días cálidos que nos animan a salir para disfrutar del ocio al aire libre, se respira un aire lleno de vida con el reverdecer de los árboles y las flores plenas de color. Es tan así que para algunas personas parece que la primavera se nos instala en la nariz: se incrementan los estornudos, la secreción nasal, la comezón en los ojos, aparecen la tos seca y los dolores de cabeza.

La rinitis alérgica comúnmente conocida como «fiebre del heno» es un conjunto de síntomas que afectan a la nariz. Existen dos tipos: estacional, que se presenta en las estaciones de polen como la primavera; y la perenne, que se padece durante todo el año.

Los síntomas son causados cuando el cuerpo libera químicos, como la histamina, en respuesta a alérgenos como el polvo, el moho, la caspa o el polen. Por fortuna, hay numerosas formas de lidiar con las molestias causadas por la rinitis alérgica. Las claves de la prevención y el tratamiento se encuentran en reducir la exposición a los factores alérgenos más una prescripción de medicamentos para reducir y aliviar los síntomas.

Consejos para tratar la rinitis alérgica

Consulta con tu médico. Te realizará un examen físico más preguntas sobre los síntomas. También puede solicitarte pruebas para alergias que buscan encontrar las sustancias que provocan las reacciones. Las pruebas cutáneas son las más comunes.

El especialista también puede prescribirte el uso de antihistamínicos, descongestivos nasales y un tratamiento farmacológico. En la actualidad los corticoides intranasales funcionan bien y no generan efectos adversos sistémicos.

Evita salir de casa cuando la cantidad de polen sea alta. Sigue los recuentos de polen que ofrece la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología.

Si tienes alergias de interior quita la alfombra y mantén a las mascotas fuera de zonas que uses a menudo.

No uses ventiladores de techo. Prefiere los equipos de aire acondicionado con deshumificadores, filtros y purificadores de aire.

Evita la acumulación de moho con el mantenimiento de acondicionadores de aire, humidificadores, deshumidificadores y bandejas de goteo del refrigerador.

Date una ducha cada vez que llegues a casa y cámbiate la ropa. También es bueno lavarte y bañarte antes de dormir para quitarte lo que hayas acumulado durante el día.
Utiliza accesorios como fundas para almohadas y sábanas hechas con materiales hipoalergénicos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.