Real España pega primero con un 2-0 a su favor contra Motagua que deberá remontar en Tegucigalpa si desea coronarse

San Pedro Sula, Honduras

0 327

Darixon Vuelto fue un demonio. Despedazó la zaga del Motagua y deja al Real España encarrilado a su copa 12 tras un espectacular partido de los sampedranos que borraron a aquel equipo que humilló al Olimpia el pasado fin de semana con aquella sorpresiva remontada.

El 2-0 logrado por el cuadro sampedrano se quedó corto, pudo ser un marcador de cuatro goles, pero su portero Jonathan Rougier hizo dos grandes tapadas, una a Mario Martínez y otra a Edder Delgado. Esta última iba a ser una joya del Camello.

El Real España del “Tato” García juega en alta revolución, cuando se encuentran los tres zurdos (Mario, Vuelto y chino), vuelven locos a los rivales, lo hizo Juticalpa, Marathón y ahora Motagua. Esta combinación fue la llave que encendió la Máquina en un Olímpico donde predominó lo amarillo.

Qué bonito el fútbol cuando un equipo se levanta de las cenizas. Como si fuera un equipo nuevo, los sampedranos salieron decididos. Diego Vázquez se equivocó en los cambios, no meter de inicio a Marco Vega le pasó factura porque la defensa de los sampedranos se mantuvo impecable.

Corrían 35 minutos del partido. Se juntaron esos tres locos bajitos y zurditos, Mario Martínez que recuperó la pelota, Chino López que puso el pase de gol y Darixon Vuelto que definió. Hicieron una triangulación de fútbol sala y tras un exquisito remate por encima de Jonathan Rougier, hizo tronar el estadio Olímpico.

Real España fue mejor. En el cierre del primer tiempo estuvo a punto de hacer un gol que le daría la vuelta al mundo… “Camello” Delgado remató de tijereta tras un centro de Barahona y Rougier voló como un cóndor para mandarla al tiro de esquina.

En la segunda parte el partido siguió el mismo trámite del partido. Los aurinegros tocando la pelota y Motagua buscando descifrar el tablero de Tato García que le armó una telaraña en el centro del campo con Delgado, Claros y Allans Vargas que llegaba hasta el centro del campo a cortar las acciones de Rubilio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.