Qué es la poliomielitis y por qué preocupa a los especialistas las bajas tasas de vacunación

0 155

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Cada 24 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Poliomielitis. La fecha fue establecida en honor al nacimiento de Jonas Salk, creador de la primera vacuna contra esta enfermedad. Es que fue un día como hoy, pero de 1988, cuando la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la creación de la Iniciativa Mundial para la erradicación de la Polio, presentada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Rotary.

Mientras que hasta este año la polio estaba erradicada en casi todo el mundo, la efeméride llega en el momento en que el fantasma de un rebrote vuelve a hacerse presente.

Es que en febrero, Malaui anunció su primer caso en 30 años y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió sobre nuevos contagios a la par que pidió que se refuerce la vacunación. En marzo, Israel notificó su primer caso desde 1988 y en junio pasado el Reino Unido detectó el virus en las alcantarillas. Ya pasada la primera mitad del año, un hombre de Nueva York fue el primer estadounidense en casi una década en contagiarse de poliomielitis, mientras que Pakistán informó sobre 14 casos. Cabe recordar que, tanto en Pakistán como en Afganistán, la polio nunca se erradicó.

Mientras tanto, a principio de este mes, la Argentina lanzó la campaña nacional de vacunación contra el sarampión, la rubéola, las paperas y la poliomielitis; enfermedades que -si bien están erradicadas en el país- aún generan brotes en otras partes del mundo.

En el país hay 580.000 niños susceptibles a la poliomielitis, por eso el objetivo de esta campaña es aplicar dosis adicionales para sostener la erradicación del virus y controlar la enfermedad en el país.

La poliomielitis, o comúnmente llamada polio, es una enfermedad altamente contagiosa ocasionada por el virus de la poliomielitis. La gran mayoría de las infecciones por poliovirus no producen síntomas, pero de 5 a 10 de cada 100 personas infectadas con este virus pueden presentar algunos síntomas similares a los de la gripe. En 1 de cada 200 casos el virus destruye partes del sistema nervioso, ocasionando la parálisis permanente en piernas o brazos. Aunque es muy raro, el virus puede atacar las partes del cerebro que ayudan a respirar, lo que puede causar la muerte.

En la Argentina, el último caso data de 1984. Mientras que el último caso confirmado de poliomielitis por poliovirus salvaje en la Región de las Américas ocurrió en 1991, en Perú. Luego, en 1994, posterior a un proceso de documentación y verificación, la Región de las Américas fue certificada como libre de circulación de poliovirus salvaje.

Sin embargo, a la luz de las últimas notificaciones de casos en diferentes países del mundo, en un comunicado, la OPS alertó de que la tasa de vacunación contra la poliomelitis, enfermedad causada por el virus de la polio, fue del 82 % en 2020, la más baja desde 1994, cuando se certificó que el continente americano estaba libre de la infección. Según la organización, la polio puede regresar a América si las coberturas de vacunación no son superiores al 95 % en cada municipio y comunidad.

“La situación es preocupante en el mundo, en la región y en el país”. Consultado por Infobae, el médico infectólogo Pablo Bonvehí (MN 62648) señaló que “en la región hay países de muy alto riesgo de tener casos importados de polio salvaje o de polio derivado de la vacuna, que son Perú, Venezuela, Haití y República Dominicana”.

Según explicó el especialista miembro de la Comisión de Vacunas y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi), “hay un grupo de países que son de alto riesgo por distintos indicadores que se tienen en cuenta para evaluar la situación epidemiológica, entre los que está Brasil, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Panamá y Argentina”.

Finalmente, “están los de riesgo medio, que son Colombia y Uruguay y por último los de bajo riesgo, entre los que está Chile, EEUU, Canadá, México y Cuba”.

El también jefe de Infectología del CEMIC y miembro del Comité Científico de la Fundación Vacunar precisó que “existen una serie de indicadores como cobertura de vacunación -sobre todo con la tercera dosis de polio-, la vigilancia de lo que se llama parálisis flácida aguda que es una forma de detectar parálisis que puedan ser secundarias a poliovirus, y otros que hacen que se pueda detectar rápidamente la aparición de un caso de polio que en el contexto de las Américas sería algo importado”.

En la Argentina, ALPI Asociación Civil es un centro de rehabilitación neuromotriz que, hace más de 78 años, se dedica al diagnóstico y tratamiento de patologías derivadas de accidentes, lesiones o enfermedades. Nació en 1943 para dar respuesta al primer brote de poliomielitis que afectó a miles de niños.

Cuál es la importancia de la vacunación para evitar a la polio

El 1 de octubre pasado se lanzó en la Argentina una campaña de inmunización que es obligatoria y gratuita que se extenderá hasta el 13 de noviembre. Pero hasta el momento el 81% de las niñas y los niños de 13 meses a 4 años inclusive que deben recibir la vacuna no han sido acompañados por sus padres o sus cuidadores para recibir las dosis que les corresponden en las postas, los centros de salud o en los hospitales públicos.

Se les deben aplicar dosis adicionales de la vacuna Triple Viral (contra sarampión, rubéola y paperas) y la vacuna IPV, que sirve contra poliomielitis. Esas dosis se deben aplicar en los niños más allá de las dosis recibidas previamente y no se requiere de orden médica. Hasta el 13 de octubre se habían vacunado solo 439.590 niños, según el informe sobre la campaña de la Dirección de Enfermedades Inmunoprevenibles del Ministerio de Salud de la Nación.

En total, 2.322.690 niños y niñas deben ser vacunados en el país. Pero hasta la fecha del informe faltaba inmunizar 1.883.100 chicos. La primera semana de la campaña de seguimiento que largó el 1° de octubre se vacunó a 338.472 niños. Durante la segunda semana, el ritmo de aplicaciones bajó a 101.118 niños. La campaña finaliza el 13 de noviembre próximo.

Dentro del grupo de los vacunados, la mayor proporción corresponde a los niños de 4 años. El 21,8 % de los inmunizados hasta ahora ya recibió las vacunas. El 15,6 % de la cobertura corresponde a los niños de 13 a 23 meses.

“Desde la Sociedad Argentina de Pediatría hemos difundido un documento para los pediatras de todo el país. Apoyamos fuertemente la campaña de seguimiento contra sarampión, rubéola, paperas y poliomielitis. Es indispensable mejorar las coberturas de todas las vacunas de calendario de inmunizaciones”, dijo a Infobae la doctora Gabriela Tapponnier, miembro del comité de infectología de la entidad médica.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.