Proyecto internacional de poesía presenta libro en la UNAH

0 128

Tegucigalpa, Honduras.

En conmemoración del Día Mundial de la Poesía, el Proyecto “Poetas por la Integración Centroamericana”, (PoétiCA) presentó en Ciudad Universitaria el poemario denominado “En la quietud de los altares”, una compilación del trabajo artístico de siete hondureños pertenecientes a diversos grupos étnicos del país.

La directora del Sistema Bibliotecario de la UNAH, Emelda Brevé, manifestó que mediante este tipo de actividades se busca promover la lectura en la comunidad universitaria y reafirmar la identidad nacional a través de la poesía como expresión artística.

Los poetas Xiomara Cacho, Franklin González y Duewhite García, acompañados por el escritor y cantautor catracho Marvin Valladares y el director internacional de poesía, Rainier Alfaro, recitaron poemas de Roberto Sosa, Clementina Suárez, Oscar Acosta, Juan Ramón Molina y Jacobo Cárcamo, entre otros.

Rainier Alfaro explicó a PRESENCIA UNIVERSITARIA que integrados en equipo iniciaron el año anterior la presentación de una propuesta al PAIRCA (Programa de Apoyo a la Integración Regional Centroamericana) y a Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) de Costa Rica y El salvador para propiciar la inclusión poética. “Ellos nos patrocinaron la producción y el montaje de los festivales internacionales de poesía y dentro de estos festivales que se vienen haciendo desde hace 12 años en toda la región surgió esta iniciativa para Honduras”, dijo.

El PAIRCA, continuó, busca propiciar la inclusión de nuevas voces poéticas como instrumento para el desarrollo de condiciones que favorezcan un mayor sentido de pertenencia, multiculturalidad e inclusión en el discurso regional, a través de su participación en festivales de poesía celebrados en Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá.

Por su parte el poeta catracho Duewhite García recordó con nostalgia la manera en que comenzó a escribir poesía para expresar con letras lo que no podía explicar con palabras. “Yo empecé a escribir cuando estaba en primer grado, mi mamá falleció cuando yo tenía tres años y no era fácil comunicarme con los demás, la única salida que encontraba era escribir”.

Sin embargo, cuando llegó al colegio se empezó a involucrar en la poesía, pero después se retiró porque un señor que buscaba talento juvenil se llevó el cuadernillo él había escrito con sus poemas durante la infancia. “Eso me frustró”, recordó con tristeza.

“Aquí en la UNAH retomé la escritura y en el 2010 que viajé a Nueva York me inspiró la historia de una mujer originaria de mi pueblo, que fue víctima de violencia doméstica. En su nombre escribí un poema que se llama Dolor del corazón. Con ese poema en el 2010 obtuve el primer lugar en un concurso nacional de poesía”, expresó.

Este joven poeta, luego fue invitado en 2011 a un encuentro mundial de escritores en San José Costa Rica. “Ahora escribo sobre mi mamá, mis amigos y la vida porque considero que poesía es todo”, concluyó.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.