PROTEP cofinancia proyectos para conservar especies en peligro de extinción

0 128

Aunque las Naciones Unidas, a través de la Unesco, declararon la Reserva del Hombre y Biosfera del Río Plátano (RHBRP) en el año 1982 “Patrimonio de la Humanidad”, la destrucción y el deterioro de este tesoro natural sigue avanzando.

Desde su inicio en el año 2010, la filosofía del Proyecto de Ordenamiento Territorial Comunal y Protección del Medio Ambiente en Río Plátano (PROTEP) ha sido una actuación integral.
Aunque el trabajo principal de este proyecto, ejecutado por el Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF) y apoyado por la Cooperación Financiera Alemana a través del Banco de Desarrollo KfW, es la realización de un barrido catastral, como base para la regularización de la tierra, en las zonas de amortiguamiento y cultural de la Biosfera del Río Plátano, se ha impulsado acciones que promueven el fortalecimiento municipal y de organizaciones locales, un sistema de monitoreo de la biodiversidad (llamado SIMONI) y el cofinanciamiento de proyectos de inversión de apoyo.

Recientemente el PROTEP, en el marco del componente III sobre proyectos de inversión, aprobó un nuevo proyecto.

“Esta nueva iniciativa se dirige a la conservación de animales en peligro de extinción el fortalecimiento técnico de las organizaciones comunitaria de Ibans y Plaplaya para la protección, conservación y manejo de la iguana verde y tortugas marinas en la Biosfera del Río Plátano”, relata Carlos Pineda, coordinador nacional del PROTEP.

El crecimiento demográfico de los asentamientos y la constante deforestación de los manglares y bosques en la Biosfera del Río Plátano, han ocasionado un aumento de la vulnerabilidad de los ecosistemas y, principalmente, la reducción de la fauna. Particularmente la Iguana Verde y varios tipos de tortugas marítimas son especies en alto riesgo y en peligro de extinción. Son los seres humanos los que amenazan la existencia de estos animales.

“La Iguana Verde además de ser presa de la fauna depredadora dentro de la cadena alimenticia, se considera de especial importancia en la dieta alimenticia de la etnia Miskita.
Por tal razón, las comunidades realizan la cacería de carne y huevos de la iguana verde, ocasionando una fuerte reducción de la población de esta especie en varias zonas de la Biosfera del Río Plátano. Se suma también la alta comercialización de la iguana en época reproductiva aun cuando ha sido notable la disminución de población de iguanas en su medio natural”, comenta Napoleón Morazán, biólogo del PROTEP.

Al igual que la iguana verde, las tortugas marinas se ven afectadas por factores humanos como la cacería, el consumo de carne y la fabricación de artesanías con el caparazón; la pesca incidental, donde las tortugas mueren ahogadas en las redes de arrastre, líneas de anzuelos y trasmallos principalmente y la contaminación por aguas residuales de las comunidades costeras que crecen sin control.

Desde el inicio del ciclo, los huevos de tortuga son recolectados por personas de las comunidades cercanas a las playas de anidación, ya sea para consumo propio o para comercializar.

En su conjunto, todas estas actividades provocan una disminución considerable de la población de las especies que arriban a las costas de Honduras.

“Con el co-financiamiento del proyecto PROTEP esperamos fortalecer la capacidad de gestión y administración de las organizaciones comunitarias de conservación de iguana y tortugas marinas, mejorar las instalaciones del zoocriadero de usos múltiples que cumplen con las normas establecidas por el ICF e implementar la conservación de tortugas marinas mediante el monitoreo de anidación y protección de nidadas”, dice el coordinador nacional del PROTEP, Carlos Pineda.

Además los datos del proceso anidación serán registrados y servirán como insumo para el Sistema de Monitoreo de la Biosfera (SIMONI), que está dirigido hacia el desarrollo de un sistema de monitoreo de la biodiversidad y de indicadores socio ambientales, así como el apoyo al establecimiento de un sistema de control y vigilancia.

Con el cofinanciamiento, el PROTEP demuestra nuevamente su carácter integral, con el objetivo principal de preservar y conservar la Biosfera del Río Plátano y su inmenso tesoro natural.

El proyecto sólo no puede resolver todos los problemas al entorno de este Patrimonio de la Humanidad, pero puede contribuir a la protección de esta incomparable región. Quizás de esta manera la Biosfera del Río Plátano se convertirá un día en el destino para visitantes, científicos y turistas de todo el mundo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.