Primera Dama llora al conocer drama de inmigrantes hondureños

0 75

Tegucigalpa, Honduras.

Al salir de la estación fronteriza de Weslaco, Texas, donde pudo dialogar con niños, jóvenes y madres hondureñas con hijos en brazos, ahí detenidos, la Primera Dama, Ana García de Hernández, no pudo contener las lágrimas y expresó: “Es una situación muy difícil”.

Luego de escuchar la odisea que están viviendo los migrantes catrachos, la Primera Dama lamenta que los “coyotes” (traficantes de personas) les inculquen a los migrantes falsas creencias que no habrá problemas para reunirlos con familiares en Estados Unidos.

“Es una situación muy difícil, obviamente todos los niños y personas están siendo atendidos, pero siempre hay un gran trauma de por medio. Y por eso pedimos a todas las familias que no arriesguen a sus hijos o a sus familias enviándolas en un viaje tan difícil como este”, acotó.

En su momento, la esposa del Presidente Juan Orlando Hernández reconoció que “hablamos con muchas madres con hijos en brazos y muchas personas nos han dicho que si hubiesen sabido lo que significaba este viaje, ´jamás lo hubiésemos hecho. Jamás hubiésemos arriesgado la vida de nuestros hijos´”.

LA PETICIÓN

La Primera Dama incluso hizo un dramático llamado a todos los padres de familia que viven en Estados Unidos les. “A todo los que han pagado a los coyotes 10 mil y hasta 15 mil dólares para traer a sus hijos, yo les digo que mejor los inviertan para darles mejores condiciones de vida a sus hijos donde quiera que ellos estén en Honduras, eso es preferible antes que arriesgarlos en este viaje y en este trauma que están afrontando”.

De igual forma ratificó que “para Honduras esta es una prioridad y el Presidente (Juan Orlando Hernández) ha dado instrucciones claras y precisas para que estemos de cerca de nuestros migrantes y por eso estamos hoy aquí, para conocer de cerca la situación que ellos viven y hacer nuestra parte como gobierno”.

Aprovechó el momento para pedir “al gobierno de Estados Unidos para que haga su parte en este proceso de reunificación de estos menores, para que puedan reunirse con sus familias, aunque el proceso termine en deportación y superen este trauma que han vivido”.

Sí pudo confirmar la Primera Dama el trato que están recibiendo los migrantes de parte de las autoridades de Estados Unidos. “Vi que hay un gran esfuerzo de parte de las autoridades de la patrulla fronteriza por atenderlos, es una situación desbordada. Hablé con uno de los jefes de las estaciones y dicen que esto ha venido creciendo en los últimos seis meses y en forma desproporcionada”.

Sin embargo, pese a las premuras que provoca la migración masiva, García ha podido constatar el trato que les ha concedido a los niños y familiares. “Hemos visto la comida que les dan, los niños comen tres veces por día, hay snacks, personal voluntario que está en labores de distracción y para lo que han dedicado mucho esmero y dedicación” y luego dijo que “al final debemos ver las raíces de los problemas y que los países incluidos en este logremos una solución permanente”.

“Yo les sugerí a ellos (a las familias) que podamos conocer estas vivencias de esta familias cuando recién llegan y para que podamos replicarlo en el país y para que las familias entiendan que la solución no es hacer este viaje. Hay que buscar la manera de crear mejores oportunidades para estos ciudadanos, para que no busquen hacer este tipo de viajes”, apuntó.

FALSA CREENCIA

Por otro lado, García de Hernández reconoció la labor que se está realizando por parte del Gobierno de Honduras para tratar el problema de la migración masiva de niños en busca de reunirse con sus padres en Estados Unidos.

“Se ha conformado una Fuerza de Tarea para tratar este problema de los niños migrantes, porque ya hay muchos niños que están siendo deportados de México y Guatemala. Ya se han recibido no menos de 500, se les recibe con personal médico para ver si presentan problemas de salud, permitiendo su reingreso a centros escolares y buscando que formen parte de nuestro sistema de protección social para que no vuelvan a salir del país”, indicó.

Por último, externó la preocupación que existe en las autoridades hondureñas, al ver como miles de niños y familiares migrantes han creído en los falsos argumentos de los coyotes para iniciar un viaje que por lo general concluirá con consecuencias desagradables, en especial para los que emprenden las travesías.

“Lo que ha creado esta migración en masa es la creencia que se ha inculcado a los migrantes de que al llegar un niño a Estados Unidos, va a tener un permiso de trabajo o estadía, pero eso no existe y no es cierto y nunca van a tener una facilidad legal. Incluso, los padres que estén realizando un trámite legal migratorio, podrían verse afectados al traer a un niño de manera ilegal hasta aquí”, agregó.

La Primera Dama inició su visita a los albergues de Estados Unidos desde ayer y es acompañada por la directora de Derechos Humanos, Karla Cueva; la titular de la Dirección Nacional de la Infancia, Adolescencia y Familia (Dinaf), Loli Salas; así como la vicecanciller, Diana Valladares.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.