Presidente Peña Nieto forjará un pacto contra la violencia

0 64

México

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha decidido recuperar la iniciativa política en plena tormenta por el ‘caso Iguala’. Con un país furioso por la incapacidad policial de dar con el paradero de los 43 estudiantes, zarandeado por una creciente oleada de protestas universitarias y pendiente de la resolución de una tragedia que ha llenado de horror las pantallas del planeta, el mandatario mexicano ha anunciado que convocará a las fuerzas políticas, estatales y sociales con el objetivo de forjar un gran pacto contra la violencia.

“Es indispensable tomar medidas institucionales para que hechos como estos no se vuelvan a repetir, para que unamos esfuerzos a favor del estado de derecho, para combatir la corrupción y cerrar el paso a la impunidad”, proclamó Peña Nieto.

El llamamiento se hizo en un contexto cargado de significado. Para lanzar su propuesta, el presidente aprovechó la presentación pública de los 25 reglamentos que ponen punto final legislativo a la reforma energética, la más importante transformación económica acometida en décadas. Este marco hizo aflorar inmediatamente el recuerdo del Pacto por México, el acuerdo que, con apoyo de los tres grandes partidos, dio pie a los cambios estructurales que han absorbido los dos primeros años de gobierno.

Amparada en estos laureles del pasado, la convocatoria de Peña Nieto intenta dar respuesta a una necesidad cada vez más evidente: frenar el deterioro político causado por la desaparición de los normalistas. Cada día que pasa sin resultados tangibles en la investigación, las críticas arrecian. Y los dardos no recaen exclusivamente sobre los encargados de las pesquisas, en las que participan casi 10.000 efectivos, entre soldados, policías, fiscales y peritos.
más información

El enorme malestar generado por el asesinato y desaparición de los normalistas ha dado salida a un gigantesco magma de desconfianza institucional. Intelectuales, empresarios y artistas de renombre han virado sus críticas iniciales, centradas en la descomposición del estado de Guerrero, el más pobre y violento, para elevar el tiro contra un sistema político que no es capaz de garantizar la seguridad de sus ciudadanos. En esta erupción ha participado la Iglesia católica. La beligerante y poderosa archidiócesis primada de la Ciudad de México, a través del semanario Desde la fe, su órgano de expresión, ha disparado contra Peña Nieto y su Ejecutivo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.