Por qué el COVID de hoy se parece cada vez más a un resfriado o gripe

0 31

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Los síntomas de una infección leve por el virus SARS-CoV-2 han cambiado esta temporada y ahora son más similares a los de las alergias y el resfriado común, dicen los médicos.

Muchas personas con COVID-19 ahora presentan síntomas de las vías respiratorias superiores como nariz congestionada, ojos llorosos y dolor de garganta, dijo la doctora Teresa Lovins, médica familiar independiente en Columbus, Indiana. ”Un par de pacientes me dijeron ’esto se parece a mis alergias, pero mi medicamento para la alergia no está funcionando. Y luego comienzo a sentirme realmente, realmente cansado y simplemente no puedo recuperar mi energía’”, relató Lovins.

“Y yo digo, ’sí, deberíamos hacerte una prueba de COVID’, y la mayoría de las veces, da positivo”. La fatiga también continúa afectando a los pacientes con COVID, según Lovins y el doctor William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

”La fatiga durante 24, 48 e incluso 72 horas parece ser realmente común”, dijo Schaffner. “La gente simplemente se siente mal, como decimos aquí en el sur. No todos se van a la cama, pero hay una buena cantidad de comentarios sobre personas que toman siestas simplemente porque se sienten agotadas.

”Otros síntomas bien establecidos de COVID-19, como tos profunda, pérdida del gusto u olfato, dolor de cabeza, fiebre, se han vuelto mucho menos comunes o pronunciados, dijeron Lovins y Schaffner.

”Lo que escucho de mis colegas clínicos, es que efectivamente hay muchos síntomas de las vías respiratorias superiores. Escucho que se menciona mucho el dolor de garganta”, dijo Schaffner y agregó: “También, desde muchos sectores, escucho que la pérdida bien publicitada del gusto y el olfato es menos frecuente de lo que era en los primeros meses del brote. Ya no es tan distintivo ni tan común como solía ser”.

Los expertos en enfermedades infecciosas esperaban este cambio en los cuadros leves de la enfermedad, dado que “prácticamente todos han experimentado infección por COVID, vacunación o ambas cosas”, dijo Schaffner.

”Todos tenemos un cierto nivel de inmunidad, y cuando encontramos el virus, estamos mejor preparados para defendernos, y eso puede alterar la presentación clínica”, continuó. Las personas también se han beneficiado de las tendencias de mutación en COVID, que han favorecido a la variante Ómicron y sus descendientes, señaló Schaffner. ”Esos virus parecen ser algo menos graves en sus presentaciones”, señaló.

Pero Lovins y Schaffner enfatizaron que la gente no debería tomar a la ligera el COVID, incluso si las infecciones más leves se han vuelto más parecidas al resfriado común. A nivel nacional en los Estados Unidos, más de 20,500 hospitalizaciones por cuadros graves de COVID-19 ocurrieron la primera semana de septiembre, según el rastreador de datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EEUU. Eso constituye un aumento de casi el 8% en hospitalizaciones.

Muchas personas con COVID-19 ahora presentan síntomas de las vías respiratorias superiores como nariz congestionada, ojos llorosos y dolor de garganta, dijo la doctora Teresa Lovins, médica familiar independiente en Columbus, Indiana (Imagen Ilustrativa Infobae)

”Sé que en nuestra comunidad las hospitalizaciones han aumentado nuevamente”, dijo Lovins, miembro de la junta de la Academia Americana de Médicos Familiares. “No estamos viendo ni cerca lo que vimos incluso el otoño pasado, pero los números han subido más de lo que han sido desde mayo. Bajaron mucho, al grado de no tener pacientes con COVID en el hospital durante el verano, y ahora han vuelto a subir”.

El COVID-19 sigue siendo especialmente peligroso para las personas con problemas de salud preexistentes: personas mayores, aquellos con enfermedades crónicas e inmunocomprometidos. ”Esas personas, cuando se infectan, todavía tienen más probabilidades de tener una enfermedad grave, y eso resulta en un aumento en las hospitalizaciones”, dijo Schaffner.

Pero agregó que hay una razón por la cual los CDC recomendaron recientemente el nuevo refuerzo de la vacuna contra COVID para todos, no solo para aquellos con alto riesgo.”Este énfasis en la población de alto riesgo es cierto”, dijo Schaffner. “Sin embargo, todavía vemos casos ocasionales de personas jóvenes y saludables que contraen COVID, que terminan en la sala de emergencias y tienen que ser ingresadas en el hospital. Así que simplemente porque seas completamente saludable y joven, robusto y físicamente apto, no significa que puedas descartar una infección por COVID o tratarla como trivial. Este virus aún exige nuestro respeto”.

”El refuerzo más reciente de la vacuna contra COVID apunta específicamente a los miembros de la familia de las variantes Ómicron XBB”, dijo Lovins. La subvariante más común de SARS-CoV-2, EG.5, pertenece a esa familia. Actualmente representa 1 de cada 4 infecciones por COVID en los Estados Unidos, dicen los CDC.

Al igual que la segunda variante más común, FL.1.5.1, que representa el 14% de las infecciones por COVID.”La vacuna que está disponible, se planeó para la variante XBB”, dijo Lovins. “Así que definitivamente tenemos cobertura con esta vacuna para lo que está sucediendo en este momento.”Lovins también instó a las personas a recibir las vacunas para la influenza y el VSR (virus sincicial respiratorio). ”Tengo la sensación de que probablemente vamos a ver que la vacuna contra COVID se vuelva muy similar a la vacuna contra la gripe, algo que estará disponible cada año en otoño”, dijo Lovins.

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.