Polémica en Perú por aspecto demacrado de Alberto Fujimori

0 100

El médico del encarcelado ex presidente peruano Alberto Fujimori, Alejandro Aguinaga, negó que el aspecto demacrado que lució hoy su paciente en el inicio de un nuevo juicio haya sido premeditado para inspirar compasión. «Nadie manipula en detrimento de su salud.

Esa es una versión muy superficial», afirmó el además congresista Aguinaga, en respuesta a quienes afirman que hubo un «show».

Fujimori, de 75 años, que suele presentarse con traje, corbata y bien cuidada presentación, llegó hoy con ropa informal desordenada, despeinado, desanimado y moviéndose con dificultad, para una sesión que duró poco, pues la defensa se limitó a recusar a las tres juezas.

En el juicio, el reo, que cumple desde 2007 una condena de 25 años de cárcel como autor mediato de 25 asesinatos, debe responder por los «diarios chicha», tabloides que elogiaban a su gobierno (1990-2000) y atacaban a la oposición y de los que ya se demostró en otros procesos que se financiaron con 122 millones de dólares extraídos secretamente de los fondos de las Fuerzas Armadas.

«Fujimori pretende responder por haber destinado recursos públicos a esa campaña ‘psicosocial’ (maniobra para generar opiniones) con otro ‘psicosocial’, queriendo dar una imagen que sensibilice a la opinión pública y a las juezas», dijo el parlamentario centrista Luis Iberico.

Como Iberico, muchos políticos y periodistas dudaron de que el ex mandatario esté tan mal. La sensación también explotó en las redes sociales, que se llenaron de mensajes burlones.

Interrogado sobre el contraste entre la imagen de Fujimori y el entusiasmo que exhibe a través de Facebook y Twitter, Aguinaga afirmó que los pacientes depresivos mantienen sus facultades intelectuales y citó como ejemplos a Moliere, Balzac y Van Gogh. Aguinaga aseguró que trató de convencer a su paciente de que no fuera al juicio, desarrollado en un auditorio contiguo a su celda, dentro de un cuartel de la Policía, pero éste no obedeció.

El presidente Ollanta Humala le negó este año el indulto a Fujmori, después de que exámenes médicos señalaran que la depresión, la hipertensión y las lesiones en la boca que pueden convertirse en cáncer pueden ser atendidas sin problemas desde la prisión.

El abogado de Fujimori, William Castillo, recusó a las juezas de la Cuarta Sala Penal por supuestamente tener posiciones contrarias al acusado. Según la defensa, el caso debería ser llevado directamente por la Corte Suprema de Justicia.

El recurso pasó a evaluación. El tribunal está formado por Aissa Mendoza, esposa de Avelino Guillén, fiscal en la condena a Fujimori; Carolina Lizárraga, que fue «zarina» anticorrupción y como tal criticó lo que pasó en el gobierno del acusado, y Avigail Colquicocha, de Jueces por la Democracia, grupo que busca la independencia de la Justicia y cuestiona el manejo que hubo en el decenio fujimorista.

El juicio a Fujimori tardó porque se necesitaba permiso de Chile, país que lo extraditó por varios casos, entre los que no estaba ese. La Fiscalía pide ocho años de cárcel, lo que no variará tiempos de prisión, pues en el Perú solo se paga la pena mayor.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/mundo/juicio-AlbertoFujimori-Peru-asesinatos-demacrados_0_1012698935.html.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.