Plan de alianza para la prosperidad beneficiaría a C.A.

0 52

Estados Unidos.

La prosperidad para Centroamérica será viable si es aprobada la solicitud de un soporte financiero por mil millones de dólares que presentará en los próximos días el presidente, Barack Obama.

El pedido es considerado histórico, pues su monto es casi el triple de la cooperación que la potencia del Norte destina anualmente para la ejecución de programas de desarrollo social y económico en las naciones del triángulo norte de América Central.

El planteamiento de Obama responde al compromiso adoptado por Los Estados Unidos con los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador para hacer una realidad el llamado “Plan de la Alianza para la Prosperidad”.

Los mandatarios Juan Orlando Hernández, Otto Pérez y Salvador Sánchez Cerén, presentaron dicha estrategia el año pasado durante una reunión sostenida con su similar estadounidense, en torno a la crisis humanitaria ocasionada por la avalancha de menores indocumentados.

De acuerdo con lo informado por fuentes de Casa Blanca, del flujo de mil millones de dólares que serían otorgados al triángulo norte de Centroamérica, un porcentaje importante será orientado a facilitar el intercambio comercial y promover el transporte y la unión aduanera.

La integración de las aduanas, el uso más eficaz de la energía, la reducción de la pobreza y el fortalecimiento de la fuerza laboral, así como el desarrollo de negocios para la generación de empleos, también son elementos del programa de financiamiento.

Honduras ha tomado una posición de liderazgo dentro de la lucha emprendida por la región para lograr que Washington admita su responsabilidad compartida en el fenómeno de la emigración ilegal.

El Gobierno ha salido en defensa de los derechos de los compatriotas y de los indocumentados del resto de países del área que emprenden cada día el éxodo masivo hacia el norte.

En los foros internacionales, Honduras ha declarado que el fenómeno de la emigración No es provocado únicamente por las razones de atraso del país, sino que también es el producto del terrorismo sembrado por el narcotráfico que utiliza el territorio local como tránsito entre los centros de producción y el mercado de consumo.

Las autoridades hondureñas han recalcado que Centroamérica siempre constituirá un riesgo para Los Estados Unidos mientras sea un territorio donde su gente esté huérfana de oportunidades, mientras el narcotráfico genere violencia y en tanto seamos países con muchos retos, pero sin apoyo.

Ahora que Los Estados Unidos han anunciado una ayuda económica sin precedentes para impulsar el “Plan Alianza para la Prosperidad”, hay que aprovechar la oportunidad para crear las condiciones de bienestar general para estos pueblos, en especial para los hondureños.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.