Pescadores «hartos de tanto atropello» cada vez que faenan en el Golfo de Fonseca

0 59

Tegucigalpa, Honduras.

Un grupo de pescadores hondureños residentes en las comunidades aledañas al Golfo de Fonseca denunciaron ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) estar hartos de los atropellos que a diario sufren por parte de los miembros de la naval de El Salvador y de Nicaragua.

“Estamos hartos de tanto atropello ya que si no es la Naval de Nicaragua es la de El Salvador” dijo Moisés 0sorto, directivo de una agrupación de pescadores con residencia en Cedeño, Marcovia, Choluteca.

Otro pescador identificado como José Daniel Argeñal, originario de El Guapinol, municipio de Marcovia, narró con voz entrecortada, ante el ombudsman hondureño, la forma en que los miembros de la Naval de Nicaragua acabaron con la vida de su hijo Víctor Manuel Argeñal Gómez, en marzo del 2010.

Yo vengo desde el Guapinol, Marcovia, solo para manifestarle que el 20 de marzo de 2010 tuve un fracaso, mi hijo Víctor Manuel Argeñal Gómez falleció a consecuencia de la embestida de una patrullera de la Naval nicaragüense a la embarcación en la que se conducía con otro pescador en aguas hondureñas, relató.

Recordó que Víctor Argeñal y otro pescador identificado como Sandory Rivas Ávila, faenaban en una lancha pequeña en aguas del Golfo de Fonseca, cuando una embarcación de la Naval nicaragüense los embistió causándole la muerte al primero mientras que el otro debió nadar varias horas para llegar a tierra firme.

El pescador recordó que días después estuvo en el Congreso Nacional con el entonces presidente de ese poder del Estado, Juan Orlando Hernández, sin embargo, lamentó que pese a la ayuda que le prometió esta nunca se hizo efectiva.

“Si el hombre tuviera la suficiente voluntad, la suficiente armonía, en ese momento no me hubiera prometido nada, porque hasta el sol de hoy el presidente nunca cumplió” se lamentó el padre de la víctima, quien a sus 70 años continua faenando en las aguas del Golfo de Fonseca en busca de sustento para los demás miembros de su familia.

Gracias a Dios, dijo el pescador, que el hombre llegó más arriba y ojalá algún día se acuerde de la ayuda que me prometió.

El veterano pescador declaró que a ellos solo les toca poner los muertos mientras otros ponen las balas y lo único que ellos hacen es resignarse, además, se quejó que los nicaragüenses no saben nada de derechos humanos.

“Saben por qué no respetan los derechos humanos en Nicaragua porque si los respetarán, tras de que uno pone un pie, tras de que se apea, tiene que pagar 8 dólares sólo por poner el pie en la arena, eso es no conocer los derechos humanos”, puntualizó.

No hay día del mundo que no nos agredan

Por su parte, el pescador José Isaías Cruz, originario de Cedeño denunció que ellos arriesgan la vida a diario en El Golfo. “Señor Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, quiero decirle que por parte de Nicaragua nosotros somos agredidos a diario, no hay día de por medio, es a diario”.

Comentó que en los últimos días perdió 5 redes con un valor de 12 mil lempiras cada una y lo mismo ocurre con otros pescadores de la zona.

“Los abusos que hace la Base Naval de Nicaragua con nosotros son intolerantes”, declaró Cruz, quien reveló, además, que a un muchacho le balacearon la mano y que a puros injertos se la están recuperando.

Recordó que en el último altercado que tuvieron los de la Naval nicaragüense les dieron seguimiento frente a Punta Ratón, se metieron cualquier cantidad de millas a territorio hondureño y, no solo eso, dispararon con AK-47 sobre las lanchas de los pescadores.

“A nosotros nos tienen hasta la coronilla de deudas los nicaragüenses de tantas redes perdidas”, apuntó el pescador de Cedeño.

Explicó que a los miembros de la Base Naval hondureña les han pedido que por favor anden dos pirañas en el barco, una para cuidar a los pescadores y otra por cualquier percance.

Recordó que los días en que la Base Naval anduvo con una piraña los nicaragüenses salían pero de inmediato se regresaban.

Señaló que los de la Naval nicaragüense están abusando de los derechos humanos de los pescadores hondureños a quienes les roban y les destruyen constantemente sus equipos de pesca.

Pescadores hondureños capturados por nicaragüenses son tirados en “gallineros”

Otro pescador identificado como Rafael, denunció que cuando ellos son detenidos por la Naval nicaragüense estos los amarran y los tiran sobre la cubierta a medio día en punto.

Calificó de “injusto” que cuando ellos se llevan a los pescadores hondureños los tiran a un “gallinero”, boca abajo y encima de eso pierden todo el equipo.

El pescador demandó más presencia de la Base Naval hondureña para que haya más respeto para los que se dedican a esa actividad.

CONADEH mediará ante el gobierno

Luego de escuchar las quejas de los pescadores hondureños, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, declaró que ellos tienen derecho a gozar de mejores condiciones de vida y de trabajo en esa región.

Anunció que el CONADEH mediará ante el gobierno y que espera una buena receptividad de ese diálogo y confía que esa mediación sea vista con buenos ojos por parte de las autoridades gubernamentales

Herrera Cáceres, considera que es urgente prevenir hechos violentos como los acaecidos recientemente donde un hondureño perdió la vida y otro resultó lesionado.

Lo importante es que nuestros pescadores tengan mejores garantías de ejercer su derecho al trabajo a través de la pesca, que tengan acceso a los servicios de salud y que cesen las amenazas contra sus vidas, puntualizó.

El Golfo de Fonseca, región que comparten Honduras, Nicaragua y El Salvador, durante muchos años ha sido motivo de conflictos por denuncias de pescadores de un país faenando en aguas de otro, que en muchos casos terminan con la captura de personas, el decomiso de embarcaciones e incluso la muerte de pescadores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.