Omoa destino perfecto para descanzar

0 109

Omoa, Cortés

En la actualidad, la pequeña Omoa es uno de los puntos turísticos predilectos de visitantes nacionales durante los fines de semana y días feriados.

Durante los primeros siglos de su fundación, la ciudad puerto vivió numerosos y sangrientos ataques de piratas y corsarios. Como testigo de aquellos lejanos tiempos permanece con nosotros la Fortaleza de San Fernando de Omoa, el principal baluarte militar de la época colonial de Honduras.

Muchos se acercan a la zona para probar algún platillo salido del mar o pasar el día en las playas municipales o en las de comunidades cercanas como Masca. Aunque pequeña la ciudad, el municipio tiene más atractivos de los que pareciera. Por ejemplo, el Eco Parque Infantil San Ignacio es una reserva privada de bosque que además comprende un bien montado zoológico con varias docenas de animales de especies nativas y otras exóticas. Varias piscinas ayudan a los viajeros a pasar el día deslizándose por sus toboganes.

Para los que desean pernoctar, existen varias cabañas de diferentes tamaños. Otros de sus atractivos es Rawakala Ecotour, un proyecto eco turístico en una reserva privada donde es posible hacer caminatas por entre la montaña, nadar en una cascada con agua cristalina y deslizarse por entre las copas de los altos árboles con ayuda de poleas y ganchos del canopy.

No cabe duda que esta apacible ciudad es un buen sitio donde perder el stress durante el fin de semana.

Omoa es el destino perfecto para perderse unos días. Lo suficientemente pequeña, idílica y discreta.

Se come buen pescado frito, buenas sopas marineras, rice and beans y tajadas de plátano. Se puede hacer canopy, visitar un buen zoológico, nadar en fríos ríos que bajan de la Sierra de Omoa o caminar por entre el verdadero bosque tropical húmedo.

Muchos van a pescar con cordel en mano o caña de pescar desde la playa o simplemente a pasar un rato en la arena, bajo el sol, en cualquiera de sus playa (muchos prefieren ir hasta la aldea de Masca para pasarla mejor).

La mejor época es verano que va de febrero a agosto. Semana Santa y los feriados nacionales son las épocas en que la ciudad está más concurrida ya que muchos visitantes locales la frecuentan

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.