Ombudsman hondureño condena asesinato de comunicadores sociales en La Ceiba

0 165

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, condenó la muerte violenta del comunicador Germán Vallecillo (hijo)  y su camarógrafo, Jorge Posas, que laboraban en el canal 45 TV en la ciudad de La Ceiba.

El Ombudsman se solidarizó con los familiares de las víctimas y exhortó a los entes encargados de la seguridad en el país a realizar las investigaciones  del caso y  a poner prontamente a los presuntos responsables a la orden de los Tribunales para que el crimen no se sume a la larga lista de impunidad de asesinatos contra personas vinculadas a los medios de comunicación. Además, solicitó las reparaciones que corresponden para las personas que dependen del núcleo familiar.

Desde el 2014 hasta la fecha, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, en reiteradas oportunidades ha realizado llamados a la  lucha efectiva contra la impunidad. “La impunidad genera más criminalidad. El hecho de saber que el delito no tiene  sanción, no tiene castigo, no tiene control, sino que sólo beneficios: permite que se continúe infringiendo la ley”.

La diligencia debida, exige, y el Estado de derecho en Honduras, requiere, que las autoridades cumplan verdaderamente, cada una, en su respectiva esfera de competencia, con la investigación, el control, el sometimiento de los presuntos responsables a la justicia, y su debido enjuiciamiento.

“La justicia  se debe aplicar de forma efectiva, de tal manera, que cada persona que atente contra los derechos de los demás conozca las consecuencias,  respetando siempre el debido proceso, una vez que la persona sea condenada y privada de su libertad, se respeten sus derechos humanos, porque también buscamos la rehabilitación y la reinserción de las personas al cumplir su sentencia”, dijo el Dr. Herrera Cáceres.

El Ombudsman hondureño considera que las amenazas y las agresiones contra periodistas, comunicadores sociales, camarógrafos y fotógrafos, representan también un flagrante irrespeto a las libertades de información y de expresión como derecho de cada persona y de la comunidad hondureña, que son un valor propio y característica de una sociedad democrática.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.