Obama dice presidentes de CA que no se detendrá la inmigración

0 57

Washington, Estados Unidos.

La posición de Estados Unido sobre la reunión sostenida este viernes por el Presidente Barack Obama con sus similares Juan Orlando Hernández de Honduras; Otto Pérez Molina de Guatemala y Salvador Sánchez Cerén de El Salvador, tiene como conclusión que tanto el país del norte y los gobiernos centroamericanos están cooperando para desbaratar las organizaciones de contrabando y promover la seguridad, migración legal y ordenada.

El comunicado de la Casa Banca expone: “Los líderes discutieron la forma en que podemos trabajar juntos con otros miembros de la comunidad internacional para acelerar el desarrollo, el crecimiento económico y las mejoras de seguridad en la región y frente a los factores sistémicos que están causando a los ciudadanos centroamericanos para emprender el peligroso viaje a los Estados Unidos”.

CUMPLIMIENTO DE LEYES DE INMIGRACIÓN

Por un lado, el gobierno de Estados Unidos confirmó que “La Administración sigue estando muy preocupada por el número de niños no acompañados que cruzan a los Estados Unidos. Estos niños son algunos de los más vulnerables y muchos se convierten en víctimas de delitos violentos, reclutamiento de las pandillas, la explotación o el abuso sexual a lo largo del peligroso viaje”.

Esta es una cuestión humanitaria y nuestra primera prioridad –añade el documento- es asegurarse de que estos niños sean alojados, alimentados y puedan recibir cualquier tratamiento médico necesario. También vamos a hacer cumplir las leyes de inmigración de Estados Unidos y de la forma más eficaz para disuadir el uso de estas peligrosas rutas de contrabando humano, es repatriar a aquellos que han cruzado la frontera recientemente y no tienen alivio de remoción.

De igual forma se expone: “Hemos dejado claro que los niños migrantes y los adultos que llegan con sus hijos no son elegibles para beneficiarse de la aprobación de la legislación de reforma de inmigración o de la Acción Diferida para la Infancia Arrivals (DACA) proceso”.

El Departamento de Justicia (DOJ) y el Departamento de Seguridad Nacional consideran que las mejores actividades son las de aplicación y remoción. DOJ está desplegando los jueces de inmigración adicionales para aumentar la capacidad de procesar los casos de los últimos participantes indocumentados y para manejar las audiencias del tribunal de inmigración tan eficientemente como sea posible.

A la vez confirma que “garantiza el debido proceso para regresar a salvo a los inmigrantes ilegales, a sus países de origen con mayor rapidez”.

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Del mismo modo, se ha confirmado que “Los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras han coordinado estrechamente con Estados Unidos en respuesta a un aumento de la migración irregular. Se han puesto en práctica campañas de concienciación pública sobre los peligros de la migración irregular, aumento de su presencia consular en la frontera y el fortalecimiento de sus esfuerzos de cumplimiento contra las organizaciones de tráfico”.

Se explica además que “Estados Unidos está trabajando en estrecha colaboración con cada país para garantizar el retorno seguro, ordenado y digno de sus ciudadanos y para garantizar que los recursos de repatriación y reintegración adecuados en cada país”.

Estados Unidos también está proporcionando $ 9,6 millones en recursos adicionales para apoyar y ampliar la capacidad del centro de repatriación y para proporcionar capacitación a los funcionarios de inmigración –dice el documento oficial- en la atención de migrantes y para aumentar la capacidad de estos gobiernos y organizaciones no gubernamentales, para proporcionar servicios ampliados a los migrantes retornados.

COMPROMISO CON DESARROLLO Y SEGURIDAD

De igual manera, la hoja informativa expone que “Guatemala, Honduras y El Salvador se enfrentan a retos muy complejos que han contribuido al reciente incremento de las personas que emigran de sus países de origen, incluyendo altos niveles de crímenes violentos, la pobreza y falta de oportunidades”.

En ese orden de temas, la posición de Estados Unidos dice que “reconoce estos graves desafíos y se compromete a promover la evolución de una Centroamérica próspera, democrática y segura. Seguimos operando programas sólidos para apoyar a nuestros socios centroamericanos proporcionando 161,5 millones dólares este año para América Central”.

También remarca el hecho que “Estados Unidos también proporciona casi $130 millones en asistencia bilateral permanente a El Salvador, Honduras y Guatemala, para una variedad de programas relacionados con la salud, la educación, el cambio climático, el crecimiento económico, la cooperación militar y asistencia a la democracia”.

En ese sentido, “la administración está trabajando para aumentar su apoyo a Centroamérica, a partir de $300 millones en ayuda extranjera en la solicitud suplementaria de emergencia, enviada al Congreso. Los Estados Unidos tratan de trabajar con América Central, México, Colombia, los bancos multilaterales de desarrollo y otros socios internacionales, para desarrollar un plan sostenido, bien coordinado para hacer frente a los desafíos que enfrenta América Central”.

Por último reconoce que “este esfuerzo requerirá el liderazgo de los gobiernos de América Central, en estrecha colaboración con la sociedad civil y el sector privado para fomentar una base amplia y mejoras duraderas en las condiciones sociales y económicas en la región”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.