Neymar no quiso atender a sus seguidores en Río

0 85

Neymar se bajó por último del autobús que trasladó al equipo brasileño desde Teresópolis hacia Río de Janeiro donde este miércoles enfrentará a Honduras por el pase a la final de Juegos Olímpicos.

Lucía cansado, agobiado, mal humorado y no fue nada simpático ni amable con un pequeño grupo de aficionados que esperaron por casi dos horas para ver a su ídolo.

El crack brasileño Barcelona no tuvo el gesto de detenerse un segundo para regalarle fotografías a sus seguidores y mucho menos una firma. Solo les hizo un gesto indicando que llegaba cansando y que sería otro día.

Los ‘torcedores’ se sintieron desilusionados porque lo único que querían era tener cerca a su ídolo, al capitán de la selección brasileña que se medirá a la Bicolor en las semifinales de los Juegos Olímpicos.

Neymar casi pasó escondido enfrente de los medios y de la poca afición. Llevaba en su cuello un cojín con los colores de la bandera de Brasil. En su mano izquierda llevaba un pequeño bolso y su teléfono celular.

No se miraba nada contento y tampoco hizo feliz a los aficionados. Sobre todo a Caio, un chico de 12 años que llegó vistiendo la camisa de Brasil y con el número 10 en su espalda, pero que no pudo cumplir su objetivo, tomarse una fotografía con Neymar.

El futbolista rechazó a sus torcedores. No se vio nada relajado como suele verse.

Seguramente toda la presión que tiene encima por ganar una medalla de oro para Brasil no lo tienen nada cómodo.

Neymar será el gran referente en el juego de este miércoles en el estadio Maracaná entre Brasil y Honduras. Todos los ojos del mundo estarán sobre él.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.