Mujeres Lencas exigen atención a sus Derechos Humanos

0 194

La Tribuna de Mujeres Contra los Femicidios Gladys Lanza, una vez más Denuncia, demanda y exige a los tres poderes del Estado de Honduras Acciones urgentes de atención a los derechos humanos de las mujeres indígenas lencas.

El Día Internacional de la Mujer Indígena fue instituido por Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1983, durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América en honor a la lucha de Bartolina Sisa, guerrera aymara que se opuso a la dominación colonial y que murió brutalmente asesinada en 1782, en la Paz, Bolivia; y se conmemora cada 5 de septiembre para rendir tributo a todas las mujeres pertenecientes a los pueblos indígenas del mundo, y para visibilizar sus gestas heroicas.

Según declaraciones de la ONU: Nacer niña indígena puede ser una sentencia que condene de por vida a la pobreza, la exclusión y la discriminación, elementos en gran medida arraigados en la marginación histórica de las comunidades indígenas y agravados por la confluencia de circunstancias como la raza, la etnia, la discapacidad y el lugar en el que se vive.

El examen y evaluación de los 25 años de aplicación de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing revela las diversas formas de vulnerabilidad que enfrentan las mujeres y niñas indígenas.

Entre ellas cabe citar la apropiación y el despojo de tierras a gran escala —cuyo origen está en el acceso y control desiguales de las mujeres indígenas sobre la tierra y los recursos naturales—, junto con las barreras a la movilidad y el acceso limitado a la justicia y al poder de decisión en el hogar y la comunidad.

Las mujeres indígenas también enfrentan problemas relacionados con el acceso a una atención sanitaria de calidad, como las tasas desproporcionadas de mortalidad materna y los problemas de salud mortales derivados de la degradación del medio ambiente, unas circunstancias que hacen que las comunidades indígenas sean muy vulnerables a la propagación de la COVID-19.

Las Hormigas y COMUCAP, organizaciones integradas en su mayoría por mujeres indígenas lencas, luchamos por visibilizar nuestro papel en la preservación de la biodiversidad y la salud a través de la conservación de las semillas, o chinaste como le llamamos, en la recuperación de prácticas agroecológicas, que garantizan la soberanía y seguridad alimentaria, la conservación de la vida mediante la sabiduría ancestral del cuidado de la salud, en la mayoría de veces sin el apoyo Estatal y contra políticas que promueven el uso de transgénicos y químicos que colocan en riesgo el hábitat de nuestros territorios y enfrentando acciones de criminalización por resistirse a que la salud sea manejada por gestores privados y sea visto como un servicio no como un derecho.

A pesar de ello, las mujeres indígenas continuamos viviendo en situación de desigualdad social y política , con menos derecho de tenencia (acceso, uso y transferencia) de la tierra, recursos económicos, herramientas y equipo de producción, espacios dignos para la comercialización de los productos, participación política, desprecio a las prácticas ancestrales de salud, y poco acceso a una educación de calidad y bilingüe, así como a la justicia ante la situación de violencia doméstica y femicidios.

Exigimos al gobierno Central y Gobiernos locales, prestar atención a la problemática de las mujeres indígenas lencas, promoviendo acciones que eliminen la discriminación, el despojo de nuestros territorios, la criminalización de las prácticas ancestrales de producción y de la salud, que son fundamentales para hacerle frente a la crisis.

A los entes operadores de justicia, exigimos que implementen acciones para brindar atención de calidad a las mujeres indígenas lencas , tomando en cuenta las dificultades de: movilización, poco acceso a recursos, medios de comunicación, a fin de reducir la mora judicial en los casos de violencia doméstica.

Al Congreso Nacional, exigimos apruebe la Ley de Casas Refugio que fue presentada el 8 de marzo del 2018 para la atención y resguardo de las mujeres y niñas víctimas de las violencias por su condición de género y hasta la fecha permanece engavetada.

Exigimos al Fiscal General de La República Oscar Chinchilla usar los recursos asignados para fortalecer la Unidad de Investigación de Muertes Violentas de Mujeres y Femicidios para ir cerrando la brecha del 96% de casos que continúan en la impunidad e incluir la zona del pueblo lenca, para la apertura de una unidad, con todos los recursos necesarios, para su correcto funcionamiento.

Con la Luna Nueva renacemos llenándonos de nuevas energías para conspirar y resistir, nos convocamos, a continuar rompiendo el silencio y gritar a los mil vientos ALTO a la VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, y FEMICIDIOS.

Nos Taparon la Boca, pero no callaron nuestras voces.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.