Microempresarios esperan incrementar ventas en “Día de la Madre”

Tegucigalpa, Honduras

0 418

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Microempresarios y emprendedores esperan con ansias a que llegue el domingo cuando se celebrará el “Día de la Madre” para incrementar sus ventas. Decenas de comerciantes recurren a su ingenio y creatividad para atraer clientes.

El segundo domingo de mayo mantiene el segundo lugar en el contexto de consumo anual, después de las celebraciones de la Navidad y Nochebuena, según autoridades de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT).

Los incrementos en ventas varían, pues reportes de empresas establecen aumentos de 100 y hasta 200 por ciento en relación a días normales.

La costumbre de los hondureños es ahorrar o endeudarse para agradar a la progenitora de sus días, con regalos que van desde rosas, hasta costosos muebles, refrigeradoras y lavadoras.

Telas, ropa interior, calzado y arreglos florales son entre otros artículos que registran repunte en ventas. Empleados de reposterías trabajan horas extras para elaborar los pedidos y apartados de pasteles.

Los establecimientos comerciales y tiendas ya están adornadas con mensajes alusivos a la celebración con atractivos descuentos con el objeto de atraer mayor número de clientes.

“Hemos visto movimiento, jóvenes y adultos ya preguntan por las ofertas”, expresó Juan Laínez, un emprendedor del barrio Los Dolores en Tegucigalpa.

Quienes no tienen a su madre viva se reúnen en familia y visitan los cementerios para adornar las tumbas, incluso llevan serenatas y hasta comparten sus alimentos en recuerdo a ese ser especial que ya partió.

En Honduras, igual que en otros países, se celebra el Día de la Madre el segundo domingo de mayo, con ceremonias especiales en todo tipo de organizaciones. Esa fecha se decretó en 1927.

Las celebraciones por el Día de la Madre iniciaron en Grecia antigua, en honor a Rhea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón, pero el origen del actual se remonta al siglo XVII, en Inglaterra.

Ante la pobreza, una forma de trabajar era emplearse en grandes casas o palacios, donde se daba techo y comida. Un domingo del año, denominado “Domingo de la Madre”, se daba el día libre para visitar a las madres y se permitía hornear un pastel conocido como “Tarta de Madres.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.