Michelle Bachelet de nuevo presidenta de Chile

0 114

Chile

La socialista Michelle Bachelet ha conseguido llegar por segunda vez a la presidencia de Chile al obtener ayer casi el 63 por ciento de los votos emitidos en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales frente a la conservadora Evelyn Matthei, quien logró el 37 por ciento de los sufragios.

Un mes después de la primera vuelta, Bachelet logró atraer los votos de la mayoría de los otros siete competidores que en noviembre quedaron en el camino, la mayoría de los cuales compartían su propuesta de gratuidad universal de la educación, la reforma del sistema tributario y la elaboración de una nueva Constitución que reemplace a la heredada de la dictadura.

De hecho, la votación de Bachelet es la más alta alcanzada por un presidente desde el regreso a la democracia. Las tres propuestas del programa de Bachelet lograron conectar, según los analistas, con las demandas de la ciudadanía que ha manifestado su malestar en las calles, sobre todo con la necesidad de reformar el sistema educativo que genera exclusión social y profundiza la desigualdad.

Bachelet, que terminó su anterior periodo (2006-2010) con más del 70 por ciento de adhesión ciudadana, regresó a Chile en marzo de este año, cuando dio inicio a su campaña que tuvo que pasar por una elección primaria en la que derrotó a tres candidatos de su coalición. Ello le dio un impulso que asentó su seguridad de ganar. «Será un inmenso honor volver a ser la presidenta de todos los chilenos y chilenas», dijo al cerrar su campaña.

Los buenos resultados de Bachelet se ven favorecidos por el éxito alcanzado por los partidos que forman la Nueva Mayoría en las elecciones parlamentarias de hace un mes, donde la coalición opositora consiguió imponerse en ambas cámaras del Congreso. Con su riguroso silencio, Bachelet también supo sacar ventajas de las debilidades de su adversaria. Evelyn Matthei llegó tarde a la carrera presidencial, después de que otros tres candidatos derechistas quedaran en el camino.

Primero, el ministro Laurence Golborne, famoso por el rescate de 33 mineros sepultados, que tuvo que dejar el cargo al descubrirse su participación en el aumento de los pagos a los deudores de una empresa de la cual era gerente. Luego el ex ministro de la derecha liberal, Andrés Allamand, que perdió las primarias frente al conservador Pablo Longueira; y finalmente este último que debió renunciar a su nominación aquejado de una depresión severa. Solo entonces Matthei tomó el testigo, tras seis meses de debates internos en la derecha.

A Matthei también le afectó las conmemoraciones de los 40 años del golpe de Estado en la que participó su padre como integrante de la Junta Militar que lideraba Augusto Pinochet. El presidente Sebastián Piñera dijo que Evelyn Matthei había cometido un error al apoyar a la dictadura y que en la derecha aún hay «cómplices pasivos» de los atropellos a los derechos humanos cometidos en ese periodo.
«Septiembre negro»

Las tres candidaturas fallidas, las divisiones de la derecha y la forma en que este sector abordó las semanas en que se conmemoraron los 40 años del golpe, son algunas de las razones de la derrota de Matthei, según dijo uno los integrantes de su campaña, Hernán Larraín Matte. «Una Alianza en permanente conflicto y el ‘septiembre negro’ fueron elementos que contribuyeron a que no obtuviéramos una mejor votación», recalcó.

La jornada electoral chilena estuvo marcada por una alta abstención de los votantes, una tendencia que comenzó a perfilarse en las elecciones municipales del año pasado, cuando se inauguró el voto voluntario y hubo un 40 por ciento de participación. En la primera vuelta de noviembre pasado votó el 49 por ciento y ayer casi el 60 por ciento del electorado prefirió quedarse en casa. Según el recuento votaron unas 800 mil personas menos que hace un mes, es decir unos 6 millones de electores, de los 13 millones habilitados.

Bachelet desestimó que el mandato presidencial tenga menos legitimidad por la abstención. «La legitimidad de la elección la dan las actuales reglas de la democracia», dijo algo molesta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.