Más de 50 mil hondureños dijeron no a la violencia en Gran Marcha por una Navidad en Paz

0 79

Tegucigalpa, Honduras.

“¡Ya no queremos más violencia!”, gritaron el sábado más de 50 mil hondureños de todas las edades que salieron a caminar por el bulevar de Suyapa de Tegucigalpa para mandar un mensaje de paz al resto del país y al mundo.

En la Gran Marcha por una Navidad en Paz, que fue organizada a iniciativa del Presidente Juan Orlando Hernández, dijeron presente el pueblo hondureño, las iglesias Católica y Evangélica, la sociedad civil y sectores del arte y la cultura.

La fiesta arrancó en el bulevar Suyapa a la altura del polideportivo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y finalizó tres cuadras adelante del Materno Infantil. Todo ese trayecto fue abarrotado por personas que vestían colores y gorros alusivos a la Navidad y que caminaron en medio de la música de las bandas y los coros.

Familias enteras, niños, jóvenes, ancianos y miembros de todos los sectores de la sociedad, caminaron en un ambiente de tranquilidad en esta marcha que fue encabezada por el Presidente Juan Orlando Hernández y su esposa Ana García.

“Tomados de la mano simbolizamos que estamos unidos pidiendo paz. Este mensaje debe llegar a todos los rincones de Honduras, barrios y colonias. Que esta marcha nos entusiasme a todos y nos dé fuerza para construir una nueva Honduras con el acompañamiento de Dios”, dijo el pastor Alberto Solórzano, presidente de la Confraternidad Evangélica.

Esta marcha –señaló-, no se trata de color político ni de partido… Se trata de Honduras y de nuestra determinación para no dejarnos atemorizar ni vencer. No vamos a sucumbir ante la oleada de las cosas negativas, por el contrario, creemos que es una gran oportunidad para construir una nación en paz.

Solórzano, al momento de hacer la oración, dijo que “Pedimos por todas aquellas familias que han perdido a sus seres queridos y te pedimos, Dios, para que les dé el bálsamo de tu paz”.

“Hoy se levantan la esperanza, la unidad y la paz”, finalizó diciendo el pastor Solórzano ante una multitud de cincuenta mil personas que caminaron por el bulevar Suyapa con entusiasmo provocada por bandas y coros musicales.

Por su parte, el sacerdote Juan Antonio Hernández, en representación de la iglesia católica, señaló: “El anhelo más grande todo ser humano es la paz. La paz solo la lograremos cuando luchemos todos por los anhelos del ser humano y su dignidad”.

“Gracias a Dios por este momento forjado por el Presidente Juan Orlando, porque la Biblia dice que bienaventurados aquellos que luchan por la paz”, dijo, antes de pedir a los presentes a extender sus manos hacia el Mandatario hondureño para “Que dios lo ilumine y él primero en luchar por la paz”.

PUEBLO ENTUSIASTA

“Esta marcha fue un gesto de paz que nos permitió convivir y pasar un rato ameno con nuestros amigos y familiares de manera tranquila y pacífica. Es bonito ver cómo la gente se identificó con esta actividad. Tengo artritis y esta marcha me sirvió mucho para mi pierna”, dijo don Mariano Carrasco, de 82 años y vecino de Tegucigalpa.

Mientras tanto, Marlen Zuniga, estudiante de secundaria, dijo: “Esta es una obra de amor y paz y nos ayuda a olvidar los problemas de seguridad que ha pasado el país. Felicito a los que hicieron esta actividad y espero que se repita cada año, que se convierta en una costumbre, pues, como dice el Presidente Juan Orlando, Honduras está cambiando”.

“Los niños se han divertido mucho en esta marcha navideña. Es una forma positiva para combatir la delincuencia. Ya es hora de decir basta ante tanta maldad, estos niños son el futuro del país y es bueno que se vayan formando como buenos ciudadanos. Aquí no existen las clases sociales, ni partidos políticos. Todos somos iguales”, señaló Moisés Rivera, quien es maestro de fútbol.

Doña Suyapa Medina apuntó que participar en la marcha manda una señal de que “No queremos más muertos y deseamos vivir una navidad en paz”.

La niña Alexia Ávila, alumna del sexto grado de la escuela Alfonso Guillén Zelaya, quien debe andar en silla de ruedas por una malformación en su columna, manifestó que “Todos nos unimos y desfilamos como sociedad, porque queremos vivir en armonía como familias, en esta navidad y siempre”.

El evento terminó con el mensaje del Presidente Hernández, un concierto de Pilo Tejeda, creador del éxito Sopa de Caracol, lanzamientos de globos y de palomas de la paz y tres mega Recreo Vías en las que las familias se divirtieron sanamente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.