Más de 2,800 millones de lempiras invertidos en el agro y la ganadería

0 135

Tegucigalpa, Honduras

La re activación del agro es una realidad para 13,298 familias hondureñas que han sido beneficiadas con 2,831 millones de lempiras que el Gobierno ha destinado al sector ganadero, palma aceitera, cultivo de café, secado y almacenamiento de granos básicos y compra de maquinaria agrícola, entre otras iniciativas que garantizan cosechas exitosas.

Honduras es un país netamente agrícola, sector que, indican las estadísticas, genera más de 300,000 empleos directos, lo que según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) representa el 32 por ciento de los empleos a nivel nacional.

Sabiendo que el apoyo a este rubro es esencial, ya que el sector agrícola hondureño es el tercer mayor contribuidor al Producto Interno Bruto (PIB), el presidente Juan Orlando Hernández está impulsando diversos programas e incentivos encaminados a repotenciar la producción bovina y a que Honduras vuelva a ser el granero centroamericano.

En este sentido a inicios del Gobierno se creó el Fideicomiso de Inversión para la Reactivación del Sector Agrícola (Firsa), mediante el cual se destinan 1,500 millones de lempiras anuales para que pequeños, medianos y grandes productores puedan acceder a tasas de interés del 7.25 por ciento.

A través de esta iniciativa, que garantiza la inclusión financiera, se han destinado más de 2,831 millones de lempiras en proyectos dirigidos al almacenamiento y secado de granos, palma aceitera, repoblación bovina, porcina y avícola, entre otras iniciativas.

Repotenciación pecuaria

Uno de los rubros al que el Gobierno le ha brindado especial importancia es a repotenciar el sector pecuario, por lo que se han otorgado 846 millones de lempiras para garantizar la repoblación vacuna, porcina y avícola.

Se logró incorporar 23,875 cabezas de ganado bovino al hato nacional, con una inversión de 623.2 millones de lempiras, que incluyen, además, las mejoras realizadas a las fincas.

Además, se lanzó el Proyecto Piloto para Control y Erradicación de Brucelosis y Tuberculosis Bovina a nivel nacional, con el objetivo de darle vigilancia epidemiológica al hato ganadero, para el control y erradicación de esta enfermedad.

De la misma manera, el Gobierno está respaldando a los criadores de borregos y ovejas, para impulsar la exportación ovina.

Asimismo, con el apoyo de la Federación Panamericana de la Leche (Fepale) se comenzó la campaña «Sí a la Leche», encaminada a mejorar la nutrición de la población hondureña.

El sector ganadero produce 860 millones de litros de leche al año y exporta 30 millones de dólares de este producto, manteniendo un crecimiento anual del 4 por ciento en los últimos 10 años.

Suelo agrícola

Igualmente, se trabaja en fortalecer el agro, por lo que los fondos Firsa también llegaron a los agricultores hondureños logrando incrementar la producción en 13,000 toneladas métricas de aceite de palma y 14,096 toneladas métricas de azúcar, con la utilización de 9,500 hectáreas adicionales de tierras para el cultivo de palma africana, la materia prima para procesar aceite, y 1,930 hectáreas de caña de azúcar.

Para el sector de palma aceitera se destinaron más de 338 millones de lempiras y se incorporaron 4,037 hectáreas de tierra bajo riego con la construcción de 85 reservorios de agua en 12 departamentos hondureños, entre ellos Santa Bárbara, Lempira, Francisco Morazán, Olancho, Choluteca, La Paz y El Paraíso.

El sector dedicado al secado y almacenamiento de granos básicos recibió más de 47 millones de lempiras, en tanto la avicultura 18 millones de lempiras y unos 23 millones de lempiras fueron colocados en el sector agrícola que lo destinó para la compra de maquinaria y equipo agrícola, así como siembra de granos básicos.

Los fondos Firsa también están llegando a agricultores que le hacen frente a los embates del cambio climático y le apuestan a los reservorios de agua, y que han visto el éxito de los mismos, palpable en el aumento de la productividad de los cultivos.

Un ejemplo de este éxito es el de los campesinos en la montaña de Azacualpa (Francisco Morazán), quienes gracias a la garantía de producción que les da tener agua, tienen asegurada tanto la venta de las hortalizas que cultivan como el trabajo durante todo el año.

Ahora, las cosechas de agua están siendo la solución para otros sectores productivos, como los avicultores del Cerro de Hula, también en Francisco Morazán, lo que representa un ejemplo para otros sectores que busquen romper las barreras que representa el cambio climático en Honduras.

También se suscribió un convenio de 17.4 millones de dólares con el Programa Alimentos para el Progreso del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), destinados a mejorar la productividad agrícola, el acceso a la información y el fortalecimiento del comercio local, regional e internacional, así como el apoyo técnico en los permisos sanitarios para exportación de los productos agrícolas y pecuarios, en los departamentos de Comayagua, Cortés, Copán, El Paraíso, Intibucá, La Paz, Lempira, Santa Bárbara y Ocotepeque.

A través del Programa de Apoyo a los Productores menos Privilegiados, financiado con recursos de donación del Gobierno de Japón, se han beneficiado 1,520 familias productoras, con una inversión de 44.9 millones de lempiras, por medio de la ejecución de 8 proyectos en los departamentos de Lempira, Ocotepeque, Valle y Choluteca.

Historias de éxito

Hipólito Pérez, un ganadero de la región atlántica, es uno de los beneficiarios de los programas de ayuda al agro, quien logró reactivar su hato ganadero en Bonito Oriental (Colón), gracias a los fondos que el Gobierno puso a disposición de sectores como la agricultura, ganadería, palma africana, granos básicos y que ahora se ha extendido incluso a las cosechas de agua.

Pérez se dedica a la ganadería desde hace 20 años y tener acceso a un crédito con una tasa de 7.25 por ciento le ha dado la oportunidad de mejorar su finca, aumentar su hato y sus ventas de leche, con lo que garantiza el empleo a una decena de personas.

En Punuare (Olancho), sector nororiental del país, Santos Aquileo Álvarez forma parte de un grupo de 1,000 productores que reciben asistencia mediante el esquema de Productos Alternos, bajo los fondos de Firsa.

Álvarez es miembro de un grupo campesino que posee 32 manzanas de tierra para el cultivo de granos básicos y quien, por primera vez desde que se dedica a la agricultura, obtuvo una productividad de unos 120 quintales de maíz por manzana.

El grupo al que pertenece este productor no le vende sus granos a intermediarios o “coyotes”, por lo que dijo que “el rendimiento que hemos tenido es muy valioso porque hemos pasado de cosechar de 50 quintales a 120 quintales de maíz por manzana con este nuevo esquema y además en comercialización hemos tenido resuelto el problema al vender directamente al mercado”.

En Choluteca y Yoro, el apoyo que está generando empleo en las zonas rurales llegó a través de productos agrícolas, donde el Gobierno se acercó a las compañías que producen semillas de granos básicos, generando una línea de crédito para que los productores siembren maíz y puedan abastecerse de forraje para el ganado en la época seca.

Importancia de las asociaciones

José Luis Osorio, viceministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), enfatizó que ejemplos como los de Álvarez o los apicultores del país, que en la actualidad están sentando las bases del trabajo unido, confirman la importancia de que los agricultores se organicen.

Para que esta organización tenga éxito, se creó la Ley Fondo de Competitividad.
“Si nosotros no nos asociamos, difícilmente vamos a poder tener un mapeo de qué es lo que está pasando en el negocio”, explicó.

Osorio agregó que esto aplica para todos los sectores que atiende esta entidad estatal e incluye a ganaderos, apicultores, avicultores, porcicultores, productores de granos básicos, vegetales o frutas, entre otros.

Otro de los grupos beneficiados está formado por lecheros artesanales olanchanos, quienes ven el éxito de la asociación, pues la leche fluida que producen ya está en anaqueles de supermercados.

“Hay una planta de proceso que la hemos ayudado desde el Gobierno, se llama Boquerón, la llevamos a presentarla ante Walmart”, dijo, y comentó que al momento de salir de dicha presentación les recordaron que necesitaban garantizar la calidad de la leche.

Esta no es la única planta procesadora de leche que ha recibido asistencia del Gobierno para generar riqueza, empleo y oportunidades de crecimiento.

Hay otras plantas distribuidas a nivel nacional, como una en Santa Rosa de Copán, que además del apoyo del Banco Mundial, cuenta con el respaldo del Gobierno, a través de la SAG, y otra en Danlí (El Paraíso).

En el sector ganadero, Gobierno y sector organizado se unieron para poner en marcha la trazabilidad, que a un año de haber iniciado registra un estimado de más de 10,000 reses marcadas para darle seguimiento a este proceso.

En tanto, en zonas como La Mosquitia, el viceministro Osorio dijo que se está buscando organizar a los pobladores viendo la diversificación de productos y donde se han identificado cacao, tilapia, arroz y ganado, como una forma de llevar los beneficios de empleo que ya tienen otras regiones del país.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.