Mary E. Flores aboga porque sea una mujer quien ocupe Secretaría General de la ONU

0 153

Nueva York, Estados Unidos.

La Representante Permanente de Honduras ante Naciones Unidas, Embajadora Mary E. Flores, llamó a los miembros del Consejo de Seguridad a no interponer obstáculos a fin de hacer viable la elección de una mujer para ocupar el cargo del próximo Secretario General de la organización, tal como lo viene planteando un creciente número de países miembros, ante la salida del actual Secretario General, Ban Ki-moon, en 2016.

La funcionaria participó en el debate abierto que anualmente organiza el Consejo de Seguridad bajo el tema: Mujer, Paz y Seguridad, en alusión a la resolución del mismo título que se adoptó por primera vez en el año 2000. En su alocución, la Embajadora defendió la importancia que reviste actualmente la activa injerencia de las mujeres en temas críticos como el estado de derecho, la justicia, la gobernanza, las negociaciones de paz y la transformación del sector de la seguridad. Asimismo, se refirió a la alarmante problemática observada por el incremento de femicidios y la violencia de género en muchas partes del mundo.

“Honduras considera que las mujeres son el enlace crítico y todavía ausente en nuestro pacto mundial por alcanzar el desarrollo sostenible a través de una cultura de paz. No se puede relegar a más de la mitad de la población mundial de las decisiones y eventos que afectan sus vidas y las de las próximas generaciones que se les encomienden”, expresó. “Las mujeres, por derecho moral y humano, deben ejercer su libertad y elección de convertirse en participantes y socias equitativas en asuntos relacionados con la prevención, resolución y recuperación de conflictos”.

Recordó que recientemente los Estados miembros de la ONU fueron parte y testigos del nacimiento de una nueva agenda transformacional de desarrollo, cuya clave de éxito global requiere de sinergia a nivel de la arquitectura de la organización, inclusión y el pleno involucramiento de las mujeres en todos los ámbitos; además, de un compromiso para reestructurar esa casa llamada Naciones Unidas, mediante una reforma holística, donde ellas estén a la vanguardia.

“Este es un llamado desde adentro, a todos los líderes de las capitales, y en particular a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, a predicar con el ejemplo, es decir, ser fiel a la Carta, y elegir a una mujer para el cargo de Secretario General, y trabajar en pro de un acuerdo de renunciar a su poder de veto, en que las mujeres sean protegidas, apoyadas y empoderadas”, manifestó.

Alentó a cada Estado miembro a crear un plan nacional de acción efectiva y viable en la implementación de la resolución 1325, en que las mujeres sean actoras clave, teniendo en cuenta la realidad local de las mismas en cada hogar, y comunidad.

“Al empoderar a nivel local, se logra un impacto a nivel mundial”. También se refirió a la urgencia inminente que plantea la alarmante escalada observada en cuanto a femicidios, violencia sexual, trata de personas, amenazas del extremismo y el terrorismo de género emergente, cuyos efectos son devastadores para toda la humanidad.

Por otra parte, abogó por una mayor financiación de la entidad ONU Mujeres así como de todos los organismos que tienen un impacto directo en las mujeres, con un énfasis en la renovación de compromisos medibles.

Liderado por España, país que preside el Consejo de Seguridad por el mes de octubre, el debate contó con la participación del presidente Mariano Rajoy, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, y más de 100 autoridades de diferentes Estados miembros.

Tras aprobarse una nueva resolución (2242) para aumentar el papel de la mujer en la prevención y la resolución de conflictos y ampliar su presencia en las operaciones de paz de Naciones Unidas, Rajoy señaló que la desigualdad de género es una amenaza para la paz y seguridad internacionales, y que la lucha contra el terrorismo, y los procesos de desarme tendrán mayores posibilidades de éxito si cuentan con la participación de las mujeres. Resaltó que en lugares como Colombia, Filipinas, Centroamérica, Nigeria o Afganistán, las mujeres son ejemplo de dignidad y coraje.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.