La DEI inicia ruta a la depuración

0 68

Tegucigalpa, Honduras

La Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), el Ministerio Público y la Dirección de Inteligencia, comenzaron a armar sus lazos de acción para llevar a cabo una lucha frontal a los delitos fiscales y tributarios.

Las nuevas autoridades de la DEI han reiterado su compromiso de mantener una constante persecución e investigación de los contribuyentes que han montado toda una red de defraudación y de evasión del fisco.

Asimismo, se ha declarado como una prioridad la práctica de una reingeniería dentro de la DEI, de tal manera que todos sus funcionarios y empleados sean objeto de una evaluación constante y que el ingreso de nuevos postulados para desempeñar responsabilidades esté condicionado a méritos profesionales.

La idea es limpiar a la institución recaudadora de impuestos del clientelismo que le ha convertido en una agencia altamente politizada y, por tanto, un centro de transacciones oscuras y de prácticas corruptas.

Otra de las medidas propuestas para volver eficiente la recaudación de impuestos está relacionada con el desarrollo de auditorías de las grandes empresas que han permanecido dentro de la categoría de los pequeños contribuyentes, a fin de evadir el pago de obligaciones al fisco.

Acertada resulta, igualmente, la propuesta dirigida a aplicar la renta presuntiva a quienes ejercitan profesiones liberales y cuyo nivel de vida es incongruente con su declaratoria de ingresos.

Las iniciativas mencionadas No son inéditas. De hecho, han formado parte de los compromisos asumidos en otras administraciones de la DEI, pero que al final No han tomado fuerza ni mucho menos se han llevado a efecto, porque se quedaron reducidas a simples enunciados políticos.

Quizás la diferencia esté dada porque ahora lo que se busca es unir los esfuerzos de la DEI y las tareas del Ministerio Público y de la Dirección de Inteligencia, con el fin de combatir los delitos fiscales y tributarios, además de identificar a los responsables de ilícitos conexos.

Está por demás significar que el adecentamiento de la Dirección Ejecutiva de Ingresos es urgente y, por tanto, es un imperativo tecnificar y liberar de la política sectaria a la institución recaudadora de impuestos.

Con todo y que se ha integrado una fuerza tripartita para hacerle frente a las malas prácticas de evasión, defraudación fiscal y otros delitos, el tema relacionado con el fortalecimiento del erario debe ser replanteado en el marco de una estrategia fiscal integral y No en el contexto de medidas aisladas o de limitado impacto.

Todo sea porque en el país se imponga la equidad y la justicia tributaria en tiempos de aguda crisis financiera y de agitadas demandas tendientes a producir un mejoramiento de las condiciones de vida de la población para generar el desarrollo sostenido del país.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.