Kim Kardashian confiesa que lloró por culpa de algunos «memes»

0 55

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

La gala del Met, no es un evento que interese exclusivamente a los que aman la moda. Cada año, los trajes que llevan los invitados a ese evento sirven de inspiración para crear centenares de memes que se expanden por las redes a velocidad de vértigo. Y si no, que se lo digan a Rihanna y al fabuloso diseño de alta costura que lució en la gala del 2015 dedicada a China que todo el mundo comparó con una tortilla. Y la cantante, por supuesto, encantada de que así fuera. Hoy es casi el único traje que se recuerda de aquella edición.

Pero no todas las invitadas llevan así de bien lo de convertirse en una broma. Por ejemplo, Kim Kardashian, que ha protagonizado un vídeo para Vogue USA repasando los 21 looks más memorables de su vida en el que ha revelado que en 2013 se fue de la gala del Met llorando tras descubrir que las redes sociales se estaban riendo del vestido de flores que Riccardo Tisci, por aquel entonces director creativo de Givenchy, había diseñado en exclusiva para ella.

“Estaba embarazadísima y muy hinchada, pero como era la primera vez que acudía a la gala, quería dejar huella”, recuerda Kim, que por aquel entonces estaba embarazada de su primera hija, North West.

“La verdad es que fui porque West iba a actuar, así que en realidad no estaba invitada, solo era su más uno en la lista. Y me parecía bien porque yo nunca había soñado con estar alguna vez en la gala del Met. Era consciente de que nadie me quería allí por aquel entonces”, continúa.

En cualquier caso, Kim pidió a su amigo Tisci que creara algo espectacular, y él le ofreció dos versiones del mismo vestido: uno más sobrio con estampado en blanco y negro; y otro más colorido que fue el que finalmente llevó después de que Anna Wintour le aconsejara que apostara por ello. Aunque al parecer, ella prefería el primero. “No me atreví a decir mi opinión porque en aquella época todavía era muy tímida y solo quería hacer feliz a todo el mundo”, admite.

El problema es que lo que debería haber sido su gran debut en la alfombra roja del evento de moda más importante del año acabó siendo agridulce tras descubrir que a los pocos minutos de posar para los fotógrafos las redes se llenaron de memes y bromas comparando a Kim con un sofá. Algo que, al parecer, la dejó destrozada.

“Creo que incluso Robin Williams tuiteó sobre ello diciendo que parecía la Señora Doubtfire. Me pasé llorando todo el viaje de vuelta a casa porque no podía creer que estuviera pasando aquello”, explica Kim, que viendo lo que se dice hoy de ella en redes, seguro que estaría encantada de recibir ahora críticas tan benévolas como esa. Además, el mal trago se quedó en nada después de que dos entendidas como las hermanas Olsen alabaran su look.

“Recuerdo que las gemelas Olsen se acercaron a mí para decirme que les encantaba mi vestido y mis guantes, así que todas las otras críticas dejaron de importarme porque ellas me dieron el visto bueno”, concluye.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.