Juego de niños

0 105

Asi cataloga el diario Marca el partido de champions de la vuelta Real Madrid vs Shalke 04

La goleada en Gelsenkirchen ha convertido la Champions en un juego de niños para el Real Madrid. Por dos motivos. El primero, porque sellar la clasificación para cuartos será poco más o menos que coser y cantar. Segundo, porque Ancelotti podrá tirar de la chavalería para afronta el trámite de hoy ante el Schalke.

El técnico italiano no perderá la oportunidad de mirar al Clásico y revolucionará el once de esta noche pensando en el Barcelona. Carlo reservará a la gran mayoría de sus intocables para dar paso a sus niños. Será el turno de los Morata, Jesé, Nacho, Illarra, Isco y Varane para reivindicarse. Una noche en la que los jóvenes deberán tirar del carro y hacer méritos de cara al futuro. El partido ofrece pocos argumentos para generar expectación, pero ellos se juegan mucho.

Ancelotti se pondrá en mano de cuatro campeones de Europa sub 21 —Illarra, Isco, Morata y Nacho— en la reforma del once que hará frente al Schalke. A estas alturas de la temporada ninguno de ellos ha conseguido hacerse con un sitio en el equipo de gala del técnico italiano. Isco e Illarra tienen un papel secundario. Nacho y Morata ni eso.

La exhibición en la ida ante el Schalke fue un doble triunfo para el Madrid que Ancelotti va a aprovechar. El Clásico pesa demasiado como para no mirarlo de reojo pese al compromiso de Champions. Los blancos se juegan media Liga el domingo en el Bernabéu y la ocasión la pintan calva para igualarse al Barcelona en lo que se refiere al descanso. El calendario había dado ventaja a los azulgrana a la hora de preparar la visita a Madrid en una semana libre de compromisos y había puesto un obstáculo en el camino a los de Ancelotti. Pero la goleada en Gelsenkirchen ha dado vía libre al técnico italiano para preparar el Clásico casi en igualdad de condiciones. No solo podrá dar descanso a muchos de sus titulares, sino que también tendrá días por delante para preparar con garantías el decisivo choque.

Aun así, el fondo de armario con el que cuenta el Madrid le dará para formar un once de plenas garantías para hacer frente al Schalke y sacar el partido adelante. Ancelotti dejó claro que, ante todo, había que respetar al rival y a la competición. Y así lo hará. Sin medio de once de gala en el equipo inicial, todos sus recambios son internacionales.
Isco, Morata y compañía tendrán la responsabilidad de mantener la condición de invicto del Real Madrid. Ni siquiera habrá dinero en juego porque la UEFA ya no paga por victoria como en la fase de grupos, sino por la clasificación, y eso ya está más que finiquitado.
El Madrid lleva una trayectoria impecable en la Champions, con un balance de seis victorias y un empate. En manos de los niños de Carletto está pasar a cuartos con la racha intacta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.