Joaquin Phoenix improvisó la escena más icónica de Joker

0 91

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Joaquin Phoenix lleva varios años demostrando que es uno de los grandes camaleones de Hollywood, pero con Joker no solo ha subido el listón del género basado en historias de cómics, sino también a sí mismo.

Su interpretación ya se corona como una de las favoritas a los Oscar y la película sigue reinando en la taquilla mundial con más de 493 millones de euros ($543 millones) cosechados en dos fines de semana.

Como fenómeno de masas que es, las redes y espectadores llevan varios días descifrando algunos de los detalles y guiños escondidos, pero ahora es el propio director el que ha desvelado la magia de Joaquin dando a conocer que una de las escenas más impactantes fue improvisada por el actor.

Se trata de la escena en el lavabo público, la que marca un antes y un después en la transformación de Arthur Fleck en Joker, cuando poseído por la libertad que siente tras asesinar a los tres empleados de Wall Street en el metro, se pone a bailar.

Los movimientos resultan tan libres como perturbadores, definiendo el momento del nacimiento de Joker. Pero así no fue cómo estaba definido en el guion coescrito entre Todd Phillips y Scott Silver. El momento no estipulaba ningún baile, más bien todo lo contrario. Así lo reveló el cineasta en un vídeo para Screenplayed, en donde detalla el rodaje de dicha escena revelando que, en sus páginas, Phoenix debía quedarse inmóvil mirándose al espejo sufriendo una especie de ataque de pánico. Es más, Arthur llegaba a colocar el arma sobre su cabeza y apretaba el gatillo, descubriendo que ya no tenía balas.

Pero tanto el director como su protagonista sentían que no era la descripción adecuada de lo que Arthur hubiera hecho tras el crimen, y terminaron improvisando, creando una escena que representa uno de los momentos más icónicos de la historia.

En el vídeo, el director comenta el desarrollo de la escena tal y como aparece en el libreto, revelando que la página terminó en la basura gracias a la improvisación de Joaquin al oír un trozo de la banda sonora compuesta por Hildur Guðnadóttir para el filme.

“En el guion, Arthur entraba en el baño, escondía su arma, se lavaba el maquillaje y se miraba al espejo diciendo ‘¿Qué he hecho?’” comenta Phillips. “Cuando llegamos al set ese día, Joaquin y yo estuvimos dándole vueltas porque no se parecía mucho a Arthur. ¿Por qué le importaría a Arthur esconder el arma? Hablamos de millones de maneras de hacer algo diferente”.

Tras una hora dándole vueltas al asunto, el director recordó que tenía la música de Hildur Guðnadóttir y decidió mostrársela a Joaquin. “Y comenzó a bailar con la música. Éramos solo él y yo solos en el baño. Había unas 250 personas del equipo esperando afuera. Comenzó a hacer ese baile, nos miramos y supimos que era la escena. Tenía sentido para nosotros”. Phillips recuerda que cuando se reunió con el actor por primera vez, le dijo que el personaje era “una de esas personas que llevan música dentro”.

Música y baile se convirtieron en un tema de la película. Es la segunda vez que lo vemos bailar y es un poco del Joker saliendo de él” añade.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.