Instalaciones médicas que siguen funcionando en el norte de Gaza se encuentran bajo una presión inimaginable

0 24

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Las pocas instalaciones médicas que siguen funcionando en el norte de Gaza se encuentran bajo una presión inimaginable. Gran parte del personal médico se ha visto obligado a huir al sur, ya que los ataques israelíes son implacables. El personal restante tiene que hacer frente a un acceso restringido a la electricidad y el agua, en un contexto de asedio.

Descarga de audio y transcripción del Dr. Nedal Abed, cirujano ortopédico de Médicos Sin Fronteras en el Hospital Al-Shifa (Gaza)

Guillemette Thomas, coordinadora médica de Médicos Sin Fronteras (MSF) para los Territorios Palestinos Ocupados, con base en Jerusalén, da cuenta de la última hora:

Situación en los hospitales de Gaza

“Desde la orden de evacuación emitida por las autoridades israelíes, que obligó a más de un millón de habitantes a desplazarse al sur de la Franja de Gaza, la población se ha visto obligada a tomar decisiones extremadamente difíciles entre quedarse o marcharse. Para el personal sanitario, esto significaba elegir entre abandonar a sus pacientes a una muerte casi segura o quedarse y arriesgar sus propias vidas.

Algunos se quedaron y siguieron trabajando a pesar de los riesgos. Estamos en contacto con algunos de nuestros colegas que prestan apoyo a los equipos del Ministerio de Salud, sobre todo en el hospital Al-Shifa de la ciudad de Gaza, donde MSF llevaba años atendiendo a víctimas de quemaduras. Hoy, el personal médico sufre la misma suerte que el resto de los gazatíes: son bombardeados constantemente desde hace 10 días. Nuestros colegas nos cuentan que muchos médicos y otros trabajadores sanitarios han muerto desde el inicio de la ofensiva israelí.

Informan de que entre 800 y 1.000 personas resultan heridas cada día en la Franja de Gaza, pero esta cifra sólo incluye a quienes consiguen llegar a un hospital. Dado que el acceso a los centros sanitarios es extremadamente peligroso y complicado por la escasez de gasolina, sólo los pacientes más graves buscan atención hospitalaria. Desde el comienzo del conflicto, más de 9.700 personas han resultado heridas. Me temo que estas personas corren grave peligro de morir en las próximas horas porque se está haciendo imposible recibir atención médica”.

Funcionamiento del sistema sanitario en Gaza

“Ya estamos asistiendo al colapso de la atención al paciente. El personal médico ya no puede tratar a la gente ni admitir a nuevos pacientes como es debido. Todo se hace en condiciones paupérrimas, con escasez de personal, medicamentos y equipos médicos. Hay un flujo constante de pacientes y heridos graves, con heridas traumáticas complejas, quemaduras, fracturas y miembros aplastados.

El hospital Al-Shifa, el principal de Gaza, acoge ahora a miles de personas que acudieron allí buscando protegerse de los constantes bombardeos. Mientras Gaza está a oscuras, Al-Shifa es uno de los pocos lugares que aún tiene electricidad, aunque el combustible sólo durará otras 24 horas como máximo.

En resumen, sin electricidad, muchos pacientes morirán, sobre todo los que están en cuidados intensivos, neonatología y con máquinas de respiración asistida. Los pacientes con enfermedades crónicas, como diabetes y cáncer, y las mujeres embarazadas también corren peligro debido a la escasez general de medicamentos”.

Condiciones de vida de los desplazados en el sur

“Hemos llegado a un punto en el que el agua es nuestra principal prioridad. ​ En la actualidad, se calcula que el 60% de los habitantes de Gaza, más de un millón de personas, viven a la intemperie, sin acceso a agua ni atención sanitaria. No hay asistencia sanitaria básica porque las clínicas están cerradas, y las condiciones higiénicas son muy deficientes. Además de los heridos graves, corremos el riesgo de asistir a una oleada de enfermedades relacionadas con las malas condiciones de vida: enfermedades como la diarrea, las infecciones respiratorias y cutáneas y la deshidratación pueden desarrollarse rápidamente y poner en grave peligro a los más vulnerables, entre ellos mujeres y niños. La mitad de la población de Gaza tiene menos de 18 años. Sin embargo, no queda ningún sistema sanitario para atenderlos”.

Prioridades de la asistencia médica

“En mi opinión, es vital que los hospitales vuelvan a funcionar. Para ello, hay que garantizar un alto el fuego regular que permita la llegada masiva de medicamentos y combustible. Si nos quedamos sin medicamentos para anestesias, los cirujanos se verán obligados a interrumpir las operaciones.

Se necesita ayuda humanitaria inmediata para el millón de desplazados. Necesitan acceso a agua y saneamiento, así como atención sanitaria básica, antes de que su salud se deteriore drásticamente”.

Un día en la guerra de Gaza

Testimonio de Israa Ali, traductora de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Jabalia, en el norte de Gaza. Israa lleva días desplazada por los bombardeos y comparte su experiencia refugiándose con sus hijos bajo los bombardeos.

“Me faltan palabras para describir un día en la vida de la gente de Gaza en estos momentos. La mañana empieza básicamente cuando nos despertamos. Damos vueltas en la cama e intentamos dormir un rato, pero el ruido de los bombardeos no nos deja.

Estamos despiertos, escuchando las noticias en la radio. En esta era moderna, deberíamos tener electricidad y acceso a Internet, pero nuestros teléfonos están muertos.

Corremos a ver si hay combustible para encender el generador, y entonces nos damos cuenta de que el generador también está muerto. Entonces, reconocemos que vivimos en una Gaza sitiada.

La voz de mi hijo me llega imprecisa y sus palabras poco a poco se van aclarando: ‘Mamá, tengo hambre, quiero desayunar’.

Mientras preparo el desayuno con las mínimas provisiones, empiezo a culparme por haber tenido hijos y haberlos traído a un mundo con condiciones tan terribles y guerras frecuentes, especialmente esta miserable guerra.

Cuando se tienen hijos, se hace todo lo posible por protegerlos y proporcionarles de todo. No prestas atención a las numerosas veces que escuchas el sonido de las bombas cayendo durante el día. Es un momento en el que se supone que debes ser una madre o padre fuerte, para mantener la calma por tus hijos. Pero lo cierto es que necesitas a alguien que te tranquilice.

Tememos el anochecer. Los drones israelíes, los aviones de guerra, los buques de guerra, los cohetes pesados y las bombas se extienden como un reguero de pólvora. Después de intentar calmarme y calmar a mis hijos, que se despiertan muchas veces llorando, pienso en mi padre, mi madre y mi familia, que se refugian lejos, pero en las mismas circunstancias. Intentas pensar en positivo, en que están lejos de los objetivos de las bombas, pero es en vano. Estaré preocupada hasta que escuche sus voces»

(Visited 22 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.