Inflación subyacente se dispara a 5.16% en junio

0 45

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

La inflación subyacente, que excluye los precios de los algunos alimentos, la energía y los combustibles debido a su alta volatilidad, registró 5.16 por ciento a junio de 2024, ubicándose en su punto más alto durante el primer semestre del 2024, reconoció el informe del Banco Central de Honduras (BCH).

La inflación subyacente presentó una variación interanual de 5.16 por ciento a junio de 2024, menor en 0.89 puntos porcentuales a la registrada al mismo mes de 2023 (6.05%). En 2023 este indicador finalizó en 5.18 por ciento. Al cierre del 2019, en la prepandemia se ubicó en 3.63 por ciento.

En junio pasado, el menor crecimiento de los precios al consumidor de alimentos industrializados determinó la desaceleración interanual de la inflación subyacente, según el BCH.

Sin embargo, se reconoció que de manera transitoria y conforme a lo previsto en el Programa Monetario vigente, la inflación subyacente se ubica levemente por arriba del rango de tolerancia de mediano plazo establecido por la autoridad monetaria.

La inflación subyacente se utiliza para medir presiones de demanda agregada que pueden ser modificadas por la acción de la política

monetaria, es una medida parcial derivada de la inflación calculada a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Los incrementos prolongados y fuertes del indicador se asocian normalmente a la presencia de factores inflacionarios, relacionados con

el incremento de la demanda interna total por sobre la capacidad de la economía para atenderla.

En el caso de Honduras, el indicador de inflación subyacente excluye un total de 37 bienes y servicios, entre alimentos perecederos no industrializados (excepto carnes), tarifas de energía y combustible.

La inflación subyacente llegó a su punto más alto de 9.16 por ciento en julio del 2022, no obstante, ha denotado una tendencia de desaceleración, registrando en abril pasado su nivel más bajo (4.90%).

Ese comportamiento fue apoyado por la moderación en el crecimiento de los precios de alimentos industrializados, transporte y algunos servicios, principalmente los relacionados con alimentación; así como por una reducción significativa de las expectativas inflacionarias.

El balance de riesgos para la economía hondureña se mantiene favorable, al prever un mayor crecimiento económico y una inflación que se mantendría dentro del rango de tolerancia de mediano plazo establecido por el BCH, que no sería mayor a un 5 por ciento.

(Visited 45 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.