Hondureño Jorge Morales sobresale en Canadá

0 307

Jorge Morales es un jóven atleta hondureño que con disciplina y esfuerzo sobresale en Canadá.

Al culminar su último año de colegio, su amigo Kyle Thompson, jugador de la selección nacional, le habló sobre una beca deportiva de voleibol en Briercrest College en la provincia de Saskatchewan, Canadá. Jorge no dudó en aprovechar la oportunidad que se presentó.

Con el apoyo de su familia, decidió aceptar el reto y con mucho esfuerzo y disciplina comenzó su recorrido, cumpliendo con las exigencias académicas y deportivas que solicita la universidad. Morales se ha desempeñado como un atleta exitoso y pronto está por culminar su carrera.    

“Los atletas hondureños somos especiales por nuestra disciplina y porque estamos dispuestos a mejorar, también somos conocidos por nuestra agilidad y destreza. Además, por nuestra cultura, los equipos de los cuales formamos parte se convierten en nuestra familia muy rápido. Eso ayuda a mejorar la dinámica de un equipo” comenta el joven deportista.

Como un buen hondureño que se siente orgulloso, y resalta las bondades de Honduras con sus compañeros. Siempre presenta al país como una tierra hermosa que cuenta con playas y arrecifes increíbles. Y sobre todo la calidez y estadía acogedora que nos caracteriza. Como la universidad Briercrest College está ubicada en una provincia donde las temperaturas en invierno pueden llegar a -45 grados Celsius, sus compañeros le suelen preguntar sobre el encantador clima que poseemos.     

Con su actitud, Jorge Morales demuestra la capacidad que poseemos los hondureños de tomar los retos con disciplina en cualquier campo, ya sea en nuestro país o fuera de él.

El joven atleta planea continuar con sus estudios de postgrado en Canadá, y posteriormente espera regresar a Honduras para poner en práctica sus conocimientos. Jorge incita a los jóvenes hondureños, a tomar las oportunidades de estudio que se les presenten, que vean la educación como un logro y no como obligación y sobre todo que lo pongan en las manos de Dios.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.