Honduras y EE UU acuerdan aumentar relación en seguridad

0 76

Tegucigalpa, Honduras

El presidente Juan Orlando Hernández sostuvo la noche de este martes una extendida reunión con el zar antidrogas de Estados Unidos, William Brownfield, sin que al final se ofrecieran mayores detalles acerca de lo conversado entre ambas partes. La que la embajadora estadounidense calificó de “amistosa y productiva”.

La visita de dos día a Honduras por parte de Brownfield, quien es acompañado por el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general John Kelly, ocurre a escasas dos semanas que Hernández jurara como presidente de este país centroamericano, azotado por la violencia y la inseguridad.

Asimismo, la llegada del alto funcionario del departamento de Estado estadounidense, se realiza cuando el gobierno, a través de la Policía y el Ejército ha desatado una feroz lucha contra el crimen organizado y el delito común a través de la denominada “Operación Morazán”, una de las principales promesas de campaña por parte de Hernández.

La visita ocurre también a sólo unos días que el Congreso Nacional, aprobara el pasado 18 de enero la denominada Ley de Exclusión Aérea, que permite el derribo de aeronaves que sobrevuelen el espacio aéreo del país sin un plan de vuelo.

En ese tema, más temprano el presidente Hernández había manifestado que espera una ayuda efectiva de parte de EEUU al tiempo que expresó que el derribo de avionetas sospechosas de transportar drogas es un tema exclusivo y soberano de Honduras.

En un conversatorio con periodistas el lunes, Hernández reveló que la preocupación de Estados Unidos es el derribo de avionetas sospechosas de transportar droga con la participación de agentes encubiertos de la Agencia Antidrogas (DEA).

Ese temor de Washington posiblemente fue agendado por Brownfield en su visita a Honduras, según el ministro de Seguridad, Arturo Corrales, quien coincidió que se trata de una legislación del país como una estrategia que Honduras viene implementando al establecer un escudo para que la droga no entre a Honduras.

Antes de que Brownfield y Hernández, se reunieran por separado, se celebró otra reunión donde participaron los titulares del Congreso Nacional, Mauricio Oliva y de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera Avilés; los ministros de Defensa, Samuel Reyes y de Seguridad, Arturo Corrales y otros representantes de los operadores de justicia del país.

No obstante, la reunión se celebró circundada por un hermetismo y al final el coordinador general de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro y la embajadora de Estados Unidos, Lisa Kubiske, ofrecieron una escueta declaración.

Hernández indicó que en el curso de la conversación hubo la oportunidad de hacer un recorrido por toda la relación en el tema de seguridad entre Honduras y Estados Unidos y donde se pudo comprobar los lazos de amistad y de cooperación que existe entre ambos países y en particular la ayuda que la nación norteamericana ha venido brindando en programas de entrenamiento de autoridades de seguridad y justicia y el fortalecimiento de programas de prevención y lucha contra la pobreza.

Añadió que al final de la reunión fue constatado por ambas partes de que esa relación entre los dos países tienen que continuar fortaleciéndose, dialogando y cooperando estrechamente para lograr una mayor seguridad para la población hondureña y una más amplia cooperación con los países centroamericanos y otros vecinos como Colombia y México.

Por su parte, Kubiske aseguró que la reunión fue bastante productiva y amistosa y se conversó acerca de la situación de la seguridad en el país y el tremendo desafío que Honduras enfrenta y de lo que se puede hacer juntos.

Brownfield continuará mañana su visita a Tegucigalpa con otras reuniones con organizaciones de la sociedad civil a la expectativa que se deje a un lado la retórica y el alto funcionario estadounidense haga anuncios concretos sobre la cooperación que su país ofrecerá a Honduras.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.