Honduras pide a El salvador recurrir al “diálogo constructivo, bilateral y trilateral”

0 818

Tegucigalpa, Honduras.

La canciller de la República, Mireya de Corrales, mediante el Oficio No.29-DSM-2014, pidió al Gobierno de El Salvador voluntad política para recurrir al diálogo constructivo, bilateral y trilateral en torno a la Isla Conejo.

Asimismo reitera al canciller de la República de El Salvador, Alfredo Miranda, que en opinión del Gobierno de Honduras, la situación jurídica insular en el Golfo de Fonseca es cosa juzgada desde el 11 de septiembre de 1992.

“A la luz de lo anterior, resulta sorprendente que al más alto nivel se produzca una declaración sobre este tema de manera desinformada, aventurada y vulnerable, porque resulta insoslayable tener consciencia que la Corte, en su fallo del 11 de septiembre de 1992”, manifiesta en el texto.

“Señor Ministro, es una contradicción conceptual el intento de calificar como una “actitud expansionista” el ejercicio de soberanía por un Estado (Honduras) dentro del propio territorio, el cual ha sido jurídicamente delimitado por la Corte Internacional de Justicia. Ya es hora de cumplir lo decidido por la Corte Internacional de Justicia porque El Salvador ya agotó los recursos legales”, agrega.

La canciller agrega que el reclamo insular ha adoptado recientemente modalidades de alcance imprevisible al ser las más altas autoridades de El Salvador las que han expresado que no tenían capacidad militar para reivindicar soberanía sobre la isla de Conejo y, enseguida (el 30 de octubre del 2013) anunciar la compra de un escuadrón de aviones militares de ataque A 37 que presuntamente habría de brindarle a El Salvador la capacidad militar que decía no tener, en el marco de las tensiones artificiales provocadas por su Gobierno contra la soberanía de Honduras.

“Honduras se siente amenazada, con esta evolución del incremento del poder militar de El Salvador, que rompe el balance de fuerzas en un marco mediático peligroso”, exterioriza.

Reitera que el Gobierno de Honduras de recurrir al diálogo constructivo, bilateral y trilateral, para el desarrollo integral del Golfo de Fonseca y delimitar nuestras respectivas zonas marítimas en Océano Pacífico a partir de la bocana, mediante acuerdo, en base al derecho internacional, convirtiendo esas proyecciones de mar territorial, zona contigua y plataforma continental, también en zonas de cooperación y de interés para los Estados ribereños, sus respectivos pueblos y las naciones amigas del mundo que desean ver que esa región emprenda el camino de la prosperidad.

Oficio No.29-DSM-2014

Tegucigalpa, M. D. C., 26 de marzo de 2014.
Señor Ministro:

Hónrame saludar a Vuestra Excelencia en la oportunidad de referirme a la nota que el Señor Presidente de El Salvador, Señor Mauricio Funes, dirigió al señor Presidente de Honduras, Abogado Juan Orlando Hernández Alvarado el 24 de marzo en curso y puntualizar lo siguiente:
1. Con relación al Objeto del litigio, Honduras y El Salvador pidieron a la Corte Internacional de Justicia en el compromiso del 24 de mayo de 1986 (art. 2), “…2.- Que determine la situación jurídica insular y de los espacios marítimos”.
2. En cuanto a la petición de las partes, El Salvador consistentemente, en todos sus alegatos escritos y también durante la fase oral pidió a la Corte que declarara que El Salvador, ejerce y ha ejercido soberanía sobre todas las islas del Golfo de Fonseca, con excepción de la Isla de Zacate Grande, la cual se puede considerar que forma parte de la costa de Honduras.
3. A la luz de lo anterior, resulta sorprendente que al más alto nivel se produzca una declaración sobre este tema de manera desinformada, aventurada y vulnerable, porque resulta insoslayable tener consciencia que la Corte, en su fallo del 11 de septiembre de 1992, decidió que estaba investida de competencia para decidir la situación jurídica de todas las islas del Golfo; pero que dicha competencia sólo debe ser ejercitada con relación a aquellas islas que se ha demostrado que se hallan en controversia; y que se ha demostrado que las islas que se hallan en controversia entre las Partes son: Tigre, Meanguera y Meanguerita; que la isla de El Tigre es parte de la soberanía territorial de la República de Honduras); que la isla de Meanguera es parte de la soberanía territorial de la República de El Salvador; que la isla de Meanguerita es parte de la soberanía territorial de la República de El Salvador; (Párrafo 431, números 1, 2, 3, 4 y 5, de la sentencia del 11 de septiembre de 1992, respectivamente).

Excelentísimo Señor
Jaime Alfredo Miranda Flamenco
Ministro de Relaciones Exteriores
de la República de El Salvador

Oficio No.29-DSM-2014
Pag.2

4. De lo anterior se puede concluir que, en opinión de la Corte, aunque El Salvador las haya considerado en litigio y pedido que la Corte reconociera su soberanía sobre “todas las islas del Golfo”, en el proceso no se demostró que las demás islas estuvieran en controversia y que, correlativamente, El Salvador no supo o pudo demostrar evidencia o un principio creíble de tener mejor derecho que el que Honduras ejerce y ha ejercido siempre sobre la Isla de Conejo y que, en consecuencia, la Corte desestimó sus peticiones más allá de las islas Meanguera y Menaguerita.
5. En opinión del Gobierno de Honduras, la situación jurídica insular en el Golfo de Fonseca es cosa juzgada desde el 11 de septiembre de 1992.
6. No obstante lo anterior, el 10 de septiembre del 2002, el Gobierno de El Salvador presentó ante la Corte Internacional de Justicia una solicitud de revisión de su sentencia del 11 de septiembre de 1992, con relación al sector de la desembocadura del río Goascorán, del cual la isla de Conejo es un apéndice, al extremo de que durante la baja marea se forma una playa entre la isla y la costa hondureña (véase ilustración gráfica adjunta). Su Gobierno, Señor Ministro, esperaba que, si la Corte hubiera admitido su solicitud, habría tenido la posibilidad de obtener una nueva decisión con la posibilidad de que le adjudicara el sector de la desembocadura del río Goascorán y la isla de Conejo como apéndice del mismo. La Corte declaró inadmisible dicha solicitud en su sentencia del 18 de diciembre de 2003.
7. A la luz de su fallida solicitud de revisión, su Gobierno ha invocado otra pretensión artificial sobre la isla de Conejo, la cual ha sido rechazada por el Gobierno de Honduras, no obstante tratarse de lo que entre los juristas de habla inglesa se conoce como “un paper claim”, sin ningún sustento. Lo anterior demuestra que a Honduras le ha tocado litigar exitosamente dos veces sobre una misma pretensión salvadoreña, la del sector de Goascorán y la de la isla Conejo.
8. Por otro lado, Señor Ministro, es una contradicción conceptual el intento de calificar como una “actitud expansionista” el ejercicio de soberanía por un Estado (Honduras) dentro del propio territorio, el cual ha sido jurídicamente delimitado por la Corte Internacional de Justicia. Ya es hora de cumplir lo decidido por la Corte Internacional de Justicia porque El Salvador ya agotó los recursos legales.

Oficio No.29-DSM-2014
Pag.3

9. El reclamo insular ha adoptado recientemente modalidades de alcance imprevisible al ser las más altas autoridades de El Salvador las que han expresado que no tenían capacidad militar para reivindicar soberanía sobre la isla de Conejo y, enseguida (el 30 de octubre del 2013) anunciar la compra de un escuadrón de aviones militares de ataque A 37 que presuntamente habría de brindarle a El Salvador la capacidad militar que decía no tener, en el marco de las tensiones artificiales provocadas por su Gobierno contra la soberanía de Honduras. Honduras se siente amenazada, con esta evolución del incremento del poder militar de El Salvador, que rompe el balance de fuerzas en un marco mediático peligroso.
10. Finalmente, Señor Ministro, reitero la voluntad política del Gobierno de Honduras de recurrir al diálogo constructivo, bilateral y trilateral, para el desarrollo integral del Golfo de Fonseca y delimitar nuestras respectivas zonas marítimas en Océano Pacífico a partir de la bocana, mediante acuerdo, en base al derecho internacional, convirtiendo esas proyecciones de mar territorial, zona contigua y plataforma continental, también en zonas de cooperación y de interés para los Estados ribereños, sus respectivos pueblos y las naciones amigas del mundo que desean ver que esa región emprenda el camino de la prosperidad.

Aprovecho la oportunidad para renovar a Vuestra Excelencia las seguridades de mi más alta consideración.

Mireya Agüero de Corrales
Secretaria de Estado

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.