Hace 37 años se escribió el último libro sobre la independencia de Honduras

0 171

Tegucigalpa, Honduras.

El director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Honduras (FLACSO-Honduras), Rolando Sierra Fonseca, participó como conferencista en la conferencia Hacia el bicentenario de la independencia: historiografía, narrativas y discurso, realizada el pasado 10 de septiembre en Ciudad Universitaria.

Su ponencia, titulada El concepto de Independencia en la historia de las ideas en Honduras, una mirada hacia el bicentenario, presentó varias ideas sobre la reconceptualización de la independencia, un trabajo que se desarrolla con otros académicos de la región.

El propósito de la conferencia de la FLACSO-Honduras es abrir los espacios de reflexión ya que “como país, hasta ahora no hemos creado una instancia para discutir desde la perspectiva histórica los significados de la Independencia”, explicó Sierra.

“Debemos hacer balance sobre nuestra producción historiográfica de la Independencia, sobre los conceptos, los discursos creados, las narrativas y la importancia que esto tiene para el presente y para el significado que podemos darle al bicentenario”.

Al final de su conferencia brindó un dato importante sobre la producción historiográfica sobre el tema: el último libro hondureño que estudia la independencia de Honduras y Centroamérica fue publicado en 1978 por el farmacéutico José Reina Valenzuela, Hondureños en la Independencia de Centroamérica.

Qué es Independencia (cuándo y dónde)

La exposición de Sierra fue un análisis de la historia, aplicación y significado del concepto de independencia “desde su inicio en los pensadores del siglo XIX, con Del Valle o Herrera; luego con los pensadores de la Reforma Liberal, Soto y Rosa; y finalmente con los influenciados por las ideas teosóficas y regeneracionistas de mitad del siglo XX: Valladares, Turcios, Pineda o Guillén Zelaya”. Así, el historiador concluyó hablando de la situación actual del término y sobre su vigencia de cara al bicentenario.

“Los historiadores a veces dan por supuesto que los conceptos de sus relatos tienen un significado actual, similar al que tenían dos siglos atrás, lo que muchas veces significa un uso anacrónico de estos. No se pueden usar palabras como independencia, democracia, libertad, economía, Estado, nación, progreso, propiedad, memoria, identidad, entre otras, sin estudiar su profunda transformación semántica”, explicó. Así, en la Europa del siglo XVIII, el término se manifiesta en categorías como emancipación, libertad, revolución”.

Quizá por ello, José Cecilio del Valle y otros de sus contemporáneos mostraron cercanía a los procesos europeos cuando utilizaron términos como educación, laicismo, progreso o independencia, al referirse a “lograr primero la libertad de la patria aún antes que la de los individuos”.

En los escritos de Del Valle, la independencia representa una mayoría de edad en términos kantianos. Años después, para Ramón Rosa, la independencia se encontraba en la educación y el trabajo, con una perspectiva liberal.

En la historia

Para Sierra, con la Reforma Liberal hay una resignificación del concepto de independencia que es guiada por Durón y Ramón Rosa en las primeras décadas del siglo XX y con perspectiva al primer centenario. “La legitimación de la independencia y la formación del Estado-nación ponen de manifiesto que los reformadores liberales miran la utilidad de la historia en crear una historia de bronce, utilizando la expresión del historiador mexicano Luis Gonzáles. Una historia que se define como pragmática por excelencia, que se ocupa de hombres de estatura extraordinaria”.

De esa manera emergen los nombres y las figuras de Francisco Morazán, José Cecilio del Valle, José Trinidad Reyes “como baluartes de la independencia del Estado de la nación hondureña. Este discurso historiográfico se encuentra dominado por un fuerte sentido anticolonial más que español que se expresa no sólo en la austeridad manifiesta contra todo lo que representa el período colonial sino que en una revisión del discurso patriótico”, amplió el historiador.

La Independencia estudiada

Tomando en cuenta que el desarrollo de la historiografía hondureña es reciente, explicó Sierra, las perspectivas de estudio e investigación abren múltiples ventanas de indagación para historiadores e historiadoras.

“El tema de la independencia, si bien ha sido analizada y trabajada en las historias generales, desde la primera Historia General de Honduras escrita por Antonio Ramón Vallejo, y luego en otras historias generales como la de don Manuel Barahona o Félix Canales”, explica el director de FLACSO-Honduras, “fue tratada por primera vez en la década de los cincuenta por un destacado estudioso de la historia de Honduras, como fue Ernesto Alvarado García, quien publicó un libro que se llama La Independencia en América Latina, un libro publicado en España y en él hace aportes de las independencias de Centroamérica y de toda América Latina”.

En cambio, el primer trabajo del estudio de Honduras en la independencia fue la tesis del también primer historiador hondureño graduado en la Universidad San Carlos de Guatemala, Guillermo Mayes Huete, quien trabajó el tema para su tesis de graduación.

“Investigó en los archivos de Guatemala y en los archivos generales de Centroamérica, escribió esta historia de la participación de Honduras en la independencia de Centroamérica. El libro fue publicado en la década de los sesenta, luego salió por entregas en la revista Ariel, que dirigió don Medardo Mejía”, explicó Sierra en una entrevista posterior a su conferencia.

El siguiente trabajo sobre Honduras y el proceso de independencia fue publicado en 1973 por el ingeniero Filander Díaz Chávez, con el libro La independencia de Centroamérica: dilatado proceso de liberación nacional, “que es una nueva historia de independencia escrita desde una perspectiva marxista, con un tipo de análisis geográfico, como era la perspectiva de análisis del ingeniero Filander Díaz Chávez”.

El tercer y último libro, de acuerdo a Sierra, fue publicado en 1978 por “el farmacéutico estudioso de la historia el doctor José Reina Valenzuela, bajo el título Hondureños en la Independencia de Centroamérica, donde analiza especialmente las figuras de Dionisio de Herrera y del padre Francisco Antonio Márquez como las dos grandes figuras que son los que desde Honduras trabajan y preparan a la gente.

Herrera, siendo alcalde de Tegucigalpa, está a cargo del Acta de Independencia en Tegucigalpa, y el padre Márquez que fue el mentor político de Francisco Morazán, y amigo de Herrera, y son las figuras analizadas por el Dr. Reina Valenzuela”.

La Independencia por estudiar

Si los procesos que llevaron a la Independencia de Centroamérica no han generado una historiografía que demuestren un estudio en profundidad, las preguntas son muchas. “Hay muchos vacíos. No sabemos la participación de los diferentes grupos, como los indígenas, o de las diferentes clases sociales, las redes políticas e intelectuales a las que pertenecían figuras como Herrera, Márquez, y que son constitutivas de la Independencia.

No sabemos cómo fue asumida por el pueblo en Comayagua y en Tegucigalpa la llegada de los Pliegos de la Independencia, mientras que en otros países hay estudios a nivel de los municipios sobre cómo fue recibida el Acta de Independencia y de cómo se jura la Independencia a nivel municipal”, explicó Sierra.

Otras perspectivas de estudio se abren en el abordaje de las redes económicas, políticas e intelectuales, amplía el académico. Explicar cómo estaban relacionadas las familias de Tegucigalpa, de Comayagua, los personajes de Guatemala y otras redes de El Salvador. “El análisis de las redes es toda una nueva perspectiva de estudio, ya que el modo de actuar de las personas y de los individuos de varias organizaciones era en red. ¿Cuál de ellas constituían y cómo lo hacían?”.

Además, “cuando se formó el primer gobierno de Honduras y se iba a la primera constituyenye, ni los de Tegucigalpa querían que se diera en Comayagua, ni los de Comayagua querían que sucediera en Tegucigalpa. Por eso la primera constituyente se estableció en Cedros, como un lugar intermedio. ¿Cómo impacta la Independencia en términos de la unidad territorial?”.

Finalmente, Sierra vuelve a enfatizar el análisis de los conceptos y su transformación semántica dependiendo del contexto en que se utiliza. “¿Cuáles son los significados que tuvieron? No sólo en términos intelectuales, sino los significados y los usos y el lenguaje político de los conceptos. ¿Qué significaba Independencia para ese entonces y qué significa hoy? Son nuevas perspectivas que hay para abordar la temática de la Independencia”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.