Grecia levanta una valla en la frontera con Turquía para blindarse ante la llegada de refugiados afganos

0 180

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Las autoridades griegas ya han comenzado a preparar un plan para hacer frente a una nueva crisis de refugiados, estimando que unos 500.000 refugiados provenientes de Afganistán se trasladarán a diferentes países en el próximo futuro.

Ofensiva diplomática europea para evitar la desintegración del Estado afgano

Ante el potencial aumento de llegadas de afganos a Europa, Grecia ha levantado un alto muro de hormigón con alambradas, que tendrá un largo de casi 40 kilómetros y la instalación de una barrera digital (de la que no se conocen los detalles) de 220 kilómetros. Los ministros de Defensa, Nikos Panayotópulos, y de Protección Civil, Mijális Jrisojoídis, visitaron ayer la frontera terrestre entre Grecia y Turquía, en el norte del país. Allí continuaba la construcción del muro de hormigón, que es una ampliación de uno anterior de 12 kilómetros, cuesta 63 millones de euros según informó el gobierno el año pasado.


Se conoce que la protección de esta frontera terrestre con Turquía incluirá cañones de sonido, torreones de vigilancia con cámaras de largo alcance, sensores y visión nocturna, asi como drones. Los dos ministros han visitado también el centro de coordinación de la policía en Orestiada (muy cerca de la frontera) y la sede de la División de Infantería que se encuentra allí.

Jrisojoídis declaró que Grecia no puede esperar pasivamente «por un posible impacto» refiriéndose a una futura llegada incontrolada de inmigrantes, incluyendo afganos, insistiendo en que «nuestras fronteras permanecerán inviolables».

Protección de sus fronteras por tierra y mar

La prioridad de Grecia seguirá siendo la protección eficaz de sus fronteras marítimas y terrestres. Y según confirmó ayer el nuevo portavoz gubernamental Yanis Ikonomu, «el gobierno alineará sus acciones con la Unión Europea, a la que hemos pedido una postura y un tratamiento unidos». Porque Grecia quiere que «quede absolutamente claro para los terceros países y para Turquía que no se tolerará ninguna instrumentalización de esta situación».

Las autoridades griegas ya han comenzado a preparar un plan para hacer frente a una nueva crisis de refugiados, estimando que unos 500.000 refugiados provenientes de Afganistán se trasladarán a diferentes países en el próximo futuro. Se espera que se tardará varias semanas, alrededor de un mes, para que nuevos refugiados se encuentren en Turquía intentando llegar a Grecia.


Nadie desea la repetición de la situación de marzo 2020 en la que millares de personas intentaban cruzar desde Turquía para seguir al resto de Europa, y en la que los militares griegos con apoyo de Frontex consiguieron que ninguno pasara tras días de gran tensión y tumulto en el territorio turco. No se habla ya de las acusaciones contra las fuerzas griegas que supuestamente mataron a tres personas y utilizaron gases lacrimógenos para defender la frontera de los inmigrantes ilegales, la gran mayoría afgana y africana (y no siria como se pensaba inicialmente). Y tampoco se quiere volver a la situación de 2015 en la que un millón de personas entraron por tierra y por mar para seguir su largo viaje por Europa hasta que se cerraron todas las fronteras y muchos se tuvieron que quedar en Grecia.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Recibe actualizaciones en tiempo real directamente en tu dispositivo, suscríbete ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.