Grasas principal reserva de energía del organismo

0 340

Hace muchas décadas, el acceso a los alimentos no era tan fácil como lo es ahora, y proveerse de alimentos ricos en grasas, como embutidos, tocino o aceite, era un lujo. Pero mucho antes, para nuestros ancestros prehistóricos, el acceso a alimentos grasos era pura cuestión de supervivencia.

El motivo principal es que las grasas (lípidos) son la principal reserva de energía del organismo.

Constituyen el nutriente que mayor cantidad de calorías nos aporta (unas 9 calorías por gramo), mientras que los carbohidratos proporcionan 4 calorías por gramo, y actúan como un combustible esencial, que podemos almacenar en grandes cantidades en el organismo. Cuanto más actividad física realizamos, más cantidad de este combustible requiere el cuerpo para funcionar.

Hoy en día asociamos la grasa a la gordura, a la obesidad, a los antiestéticos “michelines” y a todo tipo de problemas de salud.

Vivimos en un ambiente de “guerra a la grasa”. Sin embargo, lo cierto es que las grasas no merecen tan mala fama, porque además de aportarnos energía, cumplen otras misiones esenciales para nuestro organismo, por lo que deben formar parte de nuestra alimentación diaria.

Sus funciones esenciales:
Contribuyen a regular la temperatura corporal. La grasa subcutánea funciona como aislante térmico.
Facilitan la absorción de las vitaminas liposolubles, como la A, D, E y K, y por tanto son indispensables para metabolizar muchos nutrientes imprescindibles.

Constituyen y protegen el tejido celular y colaboran en la formación de hormonas, como las sexuales, y las prostaglandinas, que son sustancias que juegan un papel importante en la regulación de diversas funciones, como la presión sanguínea, la coagulación de la sangre o la actividad del aparato digestivo.

Resultan esenciales para el funcionamiento de los sistemas inmunitario y nervioso.
Envuelve y protege nuestros órganos de los golpes o traumatismos.

Los expertos en nutrición aconsejan que entre un 30 y un 35% de la energía que obtenemos a diario de los alimentos provenga de las grasas.

En el caso de los varones adultos (en una dieta de 2.500 calorías diarias), esta proporción corresponde a entre 80 y 100 gramos de grasa.En las mujeres adultas (2.000 calorías diarias), serían menos de 70 gramos de grasa.

Si aprendes a elegir las más beneficiosas y en su justa medida, perderás peso y cuidarás tus arterias.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.