Gran fiesta en Brasil para inaguracion del mundial

0 136

La mayor fiesta del fútbol mundial comienza en unas pocas horas en Brasil, el país que convirtió el deporte en arte, marcada por huelgas, protestas y atrasos en obras como la del estadio inaugural, donde aún trabajan obreros.

Trabajadores daban los últimos retoques al flamante estadio Arena Corinthians de Sao Paulo, donde en busca del récord de su sexta estrella Brasil enfrentará a las 2 de la tarde (hora hondureña) a Croacia en el primero de los 64 partidos del torneo.

Unos 61.600 hinchas y 12 jefes de Estado y de Gobierno asistirán a la ceremonia inaugural que contará con 650 artistas y la estrella pop estadounidense Jennifer Lopez, y luego al partido.

Las huelgas y protestas amenazan no obstante con arrojar sombra sobre la fiesta.

El sindicato de trabajadores aeroportuarios decretó una huelga parcial de 24 horas en los aeropuertos de Rio de Janeiro para este jueves, aunque sólo paralizarán sus actividades entre 20% y 30% de los empleados.

Los empleados de autobuses de Natal (noreste), el único transporte público de esta ciudad mundialista, anunciaron asimismo que entrarán en huelga a partir de la medianoche en reclamo de mejoras salariales.

Varias protestas contra el exorbitante gasto público de 11.000 millones de dólares en la Copa han sido convocadas para el día de la apertura del Mundial en al menos nueve de las 12 ciudades sede del torneo.

Las huelgas y los llamados a protestas callejeras reviven el fantasma de la histórica revuelta social de junio de 2013, durante la Copa Confederaciones, marcada por frecuentes choques violentos con la policía.

La FIFA se dice confiada en que todo marchará sobre ruedas, aunque hace pocas semanas su secretario general Jerome Valcke confesó que ha sido «un infierno» organizar la Copa en Brasil, célebre por su desbordante alegría y ánimo fiestero pero también por su informalidad.

Previendo desbordes y violencia, la presidenta Dilma Rousseff advirtió que no tendrá «la menor contemplación con quien crea que puede cometer actos de vandalismo o impedir el derecho de la mayoría de disfrutar la Copa del Mundo».

El gobierno logró sin embargo en la noche del miércoles que el metro de Sao Paulo no reanudara una huelga que podría perturbar seriamente el transporte al estadio mundialista este jueves.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.