Gobierno renuente a renovar contratos a empresas proveedoras de energía terminca

0 152

Tegucigalpa, Honduras

El país cuenta con siete empresas de energía térmica que proveen el servicio al mercado nacional, a un costo bastante elevado.

Por lo que para la ENEE parece haber llegado, porque ya ha terminado el plazo de vigencia de por lo menos un par de contratos que son los firmados con Elcohsa y Lufussa.

El Gobierno ha advertido que los contratos no serán renovados a menos que dichas empresas accedan a negociar un precio justo por la generación de cada kilovatio.

El gerente de la ENEE, Emil Hawitt, es claro: «Las compañías generadoras No pueden seguir obteniendo las mismas ganancias que les han permitido llevar a niveles indefinidos sus fortunas, a costa del debilitamiento de la estatal eléctrica».

El Poder Ejecutivo ha planteado la posibilidad de escudriñar en Guatemala los espacios de compra y venta de energía en términos racionales, para cuyo efecto se ha nombrado una comisión especial integrada por la Gerencia, el Sindicato y asesores técnicos externos.

El año pasado, el Gobierno le pagó más de 15,000 millones de lempiras a las plantas térmicas y, de esta cantidad, más de dos mil millones de lempiras corresponden al pago de costos fijos; es decir, los recursos que reciben los generadores de energía solamente por tener disponibles su capacidad instalada.

El Presidente del sindicato de la Enee Miguel Aguilar expreso que no se pueden seguir pagando costos elevados por 170 megavatios y recomienda que es preferible buscar opciones en el mercado centroamericano.

“No podemos seguir pagando semejantes valores por la generación de 170 megavatios», aseguró Aguilar.

Los cálculos técnicos realizados por la ENEE, establecen que un rango justo en el valor de venta de cada kilovatio generado sería de 17 ó 18 centavos de dólar; o sea, tres lempiras con 40 centavos o tres lempiras con 60 centavos.

Sin embargo, los inversionistas del rubro afirman que las cuentas no cuadran totalmente y que no pueden negociar un valor por debajo del piso que han fijado, en aras de no obtener pérdidas en sus costos de operación.

Ello no significa, sin embargo, que las plantas térmicas no estén dispuestas a negociar en buenos términos con la estatal energética, según lo han dado a conocer empresarios ligados con ese rubro.

El sindicato acusa a los inversionistas térmicos de haber montado una campaña de chantaje al haberse dado a la tarea de sacar algunas plantas de generación, lo que ha obligado a la estatal eléctrica a programar suspensiones del servicio cada semana.

El empresario Luis Larach piensa que el costo más alto que redunda en el deterioro de las finanzas de la ENEE lo constituyen las pérdidas que se sitúan en un 32 %.

Larach afirma que lo más urgente es que se potencien los proyectos de generación de energía renovable, acota el representante de la iniciativa privada, al reiterar que en las negociaciones que se llevan a cabo entre el sector oficial y las generadoras térmicas No hay cartas bajo la manga; al contrario, son transparentes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.