Financiamiento al plan de la prosperidad sería de cinco mil millones de dolares

0 74

Tegucigalpa, Honduras.

Si la ofensiva de los países del Triángulo Norte de Centroamérica tiene éxito, el financiamiento de Los Estados Unidos al Plan para la Prosperidad ascendería a cinco mil millones de dólares en el período 2016-2020.

De ese monto, Honduras recibiría alrededor de mil 700 millones de dólares, a razón de 333 millones de dólares anuales, que serían destinados a combatir la violencia criminal, reducir la pobreza y desestimular la emigración irregular.

Los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, concluirán este día una nueva etapa de esfuerzos conjuntos que se realizan desde el año pasado, con el fin de convertir a estos países en un área de desarrollo.

Desde ayer, los mandatarios Juan Orlando Hernández, Otto Pérez Molina y Salvador Sánchez Cerén, debaten en la capital guatemalteca con el vicepresidente norteamericano, Joe Biden, los alcances del Plan para la Prosperidad de Centroamérica.

El jueves anterior, los gobernantes de la parte norte del istmo obtuvieron el compromiso del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), de apoyar los programas de desarrollo económico y social de las tres naciones más impactadas por el éxodo masivo de indocumentados.

El Triángulo Norte de Centroamérica ya ganó la primera batalla: La administración Barack Obama admitió que Los Estados Unidos tienen una cuota de responsabilidad en el fenómeno de la emigración.

El siguiente paso es el definitivo y depende de que la oposición política de Los Estados Unidos se pronuncie en concordancia con el compromiso asumido por Obama a finales del año anterior y le dé paso al flujo de recursos necesarios para ejecutar la alianza por la prosperidad.

Los desafíos de Centroamérica, especialmente de Honduras, son mayúsculos. Tienen que ver con el bajo crecimiento económico, el insignificante alivio de la pobreza y la profundización de la desigualdad.

El Plan para la Prosperidad descansa sobre cuatro estrategias de acción: Dinamizar al sector productivo para crear oportunidades económicas, desarrollar opciones para el capital humano, mejorar la seguridad y el acceso a la justicia y fortalecer la institucionalidad.

La propuesta centroamericana está diseñada para ser ejecutada en un período de cinco años y requeriría de un financiamiento de cinco mil millones de dólares.

Los Estados Unidos han presentado un plan de apoyo por mil millones de dólares para 2016, pero ha trascendido que dicho fondo podría ser extendido a cuatro años más dependiendo de los resultados de su fase inicial.

En el supuesto de que el soporte norteamericano quede reducido a un año, Honduras recibiría unos 333 millones de dólares, lo que llevaría a presentar una contrapartida, ya que ese monto representa el 20 por ciento de lo que se necesita para hacer viable la alianza por la prosperidad en el país.

Los empresarios nacionales han asegurado estar preparados para tomar su parte de protagonismo en la cruzada por impulsar el crecimiento de Honduras, a través de la disminución de la pobreza, la generación de empleo y la promoción de la seguridad.

Los inversionistas consideran sin embargo, que la Alianza para la Prosperidad, es una oportunidad histórica que No hay que dejar pasar y que demanda del compromiso de todos los sectores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.