Federer se despide del US Open con las manos vacías

0 193

Roger Federer, que cumplió 38 años el pasado ocho de agosto, se marchó por undécima temporada consecutiva de las pistas de Flushing Meadows sin levantar el título, del US Open.

Después de cinco triunfos consecutivos, entre 2004 y 2008, el contador de ‘majors’ en el US Open se ha parado para el suizo. Como consecuencia de ello, Rafael Nadal le pisa los talones en la carrera por ser el mejor jugador de la historia, que se mide en el número de ‘Grand Slam’ al final de la carrera.

Federer, con 20 entorchados, dos más que el español, suma su sexto ejercicio en blanco por lo que hace referencia a las grandes coronas, desde que estrenó su palmarés en 2003 con el trofeo de Wimbledon.

Desde entonces, sólo en 2011, 2013, 2014, 2015 y 2016, además de la actual campaña, se había quedado sin reinar en Australia, Roland Garros Wimbledon o el Abierto de los Estados Unidos. Al suizo le sobra talento, pero la edad no perdona.

Se marchó de la Arthur Ashe aquejado de molestias en la espalda, lo que ha significado su talón de Aquiles a lo largo de su carrera. En 2013, la lesión provocó que tuviera los peores resultados en los ‘majors’: semifinales, cuartos, segunda ronda y octavos.

Después de cuatro años de sequía, y cuando nadie le tenía en las apuestas, desempolvaría su sala de trofeos al imponerse en la Rod Laver Arena ante Nadal en cinco sets. «No sé si voy a ganar otro grande con 38 años, no tengo una bola de cristal», reflexionaba tras el adiós ante Dimitrov.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.