Federer: «Hoy, me olvido rápidamente de las derrotas»

0 80

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

En una entrevista de este 2019, Roger Federer habló principalmente sobre sus cuatro hijos, a los que culpó de que ahora las derrotas le duren mucho menos en su cabeza a diferencia de los inicios de su carrera.

El llegar a casa e interaccionar con ellos hace que deje a un lado lo que ha ocurrido en la pista si los recuerdos no han sido los mejores que pudiera tener, dijo el tenista.

«A veces, cuando llego a casa después de perder un partido, mis hijos quieren saber si estoy bien y me preguntan sil filtro: ‘Pero papá, ¿por qué perdiste? ¿El otro era tan bueno? ¡La próxima vez tienes que ganarle! En otras ocasiones, después de ganar un gran partido, mis hijas solo me dicen: ‘Bueno, pero vente a jugar a Lego con nosotras!», reconoce Roger, asegurando que sus dos hijas están más interesadas en la natación, la equitación o el golf, mientras que sus dos hijos sí que tienen más interés por el tenis, además del fútbol.

El suizo explica que gracias a sus hijos, ahora deja atrás las derrotas de forma mucho más sencilla que años atrás. «Lo que ha cambiado es que ahora, me olvido rápidamente de una derrota particularmente amarga.

Hoy, eso solo me dura media hora. En cuanto llego a casa, el partido es como si nunca hubiera sucedido», revela, teniendo además palabras de elogio hacia su mujer, Mirka. «Dicen que siempre hay una mujer detrás de un hombre de éxito. Soy el ejemplo perfecto de eso. Ella me ha ayudado a tener más estabiilidad».

Pero no solo su familia le ha hecho poder tener una vida más tranquila fuera de las pistas, el tiempo libre que pasa junto a los suyos en su tierra, Suiza, le sirve como desconexión y el carácter y la cultura helvética le ayuda a no sentirse presionado o agobiado a la hora de salir a la calle.

“Me las arreglo para llevar una vida normal con mi esposa e hijos. No me quejo. En Suiza todos son, por naturaleza, muy discretos y eso es algo que ayudó mucho», desvela Roger, que también contó su experiencia en una exposición a la que fue en París. «Había mucha gente pero todos fueron muy amables y me dejaron en paz. Estaban allí para admirar las obras de arte, no para mirar a un tenista», sentenció.

Get real time updates directly on you device, subscribe now.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.