Estudiante hondureño aprendiendo cine en Italia

0 61

Tegucigalpa, Honduras.

Salir al extranjero para estudiar una maestría no es producto del azar, sino del esfuerzo, dedicación y del buen aprovechamiento de las oportunidades para seguir aprendiendo. Es el caso de Diego Roberto Díaz, egresado con los más altos honores en la carrera de Periodismo de la Universidad Autónoma de Honduras (UNAH) y actual estudiante en la Universidad de Calabria (UNICAL), ubicada en el sur de Italia.

Desde la secundaria, Diego se destacó por sus calificaciones, siendo cuadro de honor hasta la universidad. A sus 25 años de edad logró su título universitario con el apoyo del programa de becas coordinado por la Vicerrectoría de Orientación y Asuntos Estudiantiles (VOAE).

«Cuando terminé mis estudios en la UNAH, yo anhelaba sacar una maestría. No esperé mucho tiempo y en el mismo año de mi graduación (2012) me gané una beca para estudiar una maestría orientada al cine, teatro y espectáculos en la Universidad de Calabria (UNICAL)», comenta Díaz.

El convenio entre la UNAH y la UNICAL consiste en que ambas instituciones brinden apoyo económico y logístico para que estudiantes hondureños realicen estudios de postgrado, a través del sistema de becas. Hasta la fecha han sido cinco los universitarios hondureños que han viajado a esta región mediterránea.

«Linguaggi dello Spettacolo, del Cinema e dei Media», que traducido al español significa: «Lenguaje del espectáculo, del cine y de los medios de comunicación», es la maestría que Diego estudia en la UNICAL, con una duración de dos años y tres meses, de los cuales le restan seis meses al joven hondureño.

«La vida del estudiante universitario no es fácil, parte de mi sacrificio consistió en buscar un equilibrio del tiempo asignado a cada actividad, es decir, hubo veces que me vi obligado a no ir a jugar fútbol con los compañeros por terminar una tarea o también no dormir lo necesario para estudiar. Debido que un universitario no trabaja y depende económicamente de la familia, yo recuerdo con mucha nostalgia que viví mi vida entre los pasillos y aulas del F1 con una situación económica difícil, pero rica en amistades», relató el estudiante.

Ahora Diego se encuentra en un contexto diametralmente diferente al hondureño. Estudiar cine en Italia es como aprender a jugar fútbol en Brasil. Analizar el legado de directores como Fellini, Scola, Vittorio de Sica, Tornatore, Pasolini, Antonioni, entre otros, seguramente le han abierto el panorama al joven hondureño.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.