Esposos Barrett brindan 24 años de enseñanza y amor a la isla

French Harbour, Roatán

0 846

 

Desde enero 1992 la isla de Roatán ha tenido el honor de contar con dos grandes maestros originarios de tierras jamaiquinas y panameñas,pero que han demostrado durante décadas que su corazón ha pertenecido a la isla hondureña.

Dedicados en su totalidad al servir a Dios por medio de la enseñanza, Junior Barrett y Dessery Barrett se han ganado los corazones de muchos isleños durante años.

Los docentes Barrett se han caracterizado estos 24 años por convertirse en los segundos padres de muchos niños y niñas en Roatán ya que ellos toman a los estudiantes como parte de su familia brindándoles amor y rigor cuando es necesario.

“Realmente es bonito cuando uno entra a cualquier lugar, empresa, situación o país donde haya un ex alumnos que estuvieron con nosotros se siente tan bonito y me hace reflexionar en tener cada día más cuidado con el trato que le damos a nuestros alumnos, porque no sabemos en quien se convertirá ese niño” manifestó Junior

Estos carismáticos maestros se han dedicado por 24 años a impartir las clases de inglés, ciencias naturales, matemáticas, física elemental, biología, química, antropología y ciencias ambientales en la histórica Escuela Bilingue Adventista en la comunidad de French Harbour.

Entre recuerdos y sonrisas Dessery expresó “Roatán me ha dado la satisfacción de ser maestra eso es un gozo que mientras los niños están saltando y gritando aun en ese momento siento paz y emoción al ver el fruto del esfuerzo”

En cada momento de la entrevista que le brindaron a Diario Roatán estos simpáticos educadores hicieron memoria y mención que la isla ha tenido muchos cambios, que ha crecido en desarrollo y en habitantes haciendo un llamado a todos nuestros lectores isleños a cuidar en todo momento esta isla que es una hermosa joya hondureña.

“Uno piensa que valió la pena, porque tengo niños cuyos padres yo les di clases y ahora es un éxito verlo como personas profesionales, responsables y que ahora ellos dejan a sus hijos en nuestras manos eso nos hace sentir bien y podemos saber que Dios hizo su obra” manifestó ella

RETOS DE LOS BARRETT

La isla de Roatán aun siendo parte de Honduras cuenta con una esencia única y los señores Barrett al llegar a ella se propusieron algunos retos que hoy en día han tenido resultados satisfactorios.

Ellos apuntaron que “Los muchachos de Honduras tiene un potencial muy bueno, pero los de Roatán son muy inteligentes, dedicados y trabajadores” dijo Dessery

Entre los retos más grandes que esta educadora pudo detallar era el enseñarles a sus alumnos todas las cosas buenas que pueden surgir optando por estudiar carreras que no se dediquen al cien por ciento a actividades de mar, que la vida les ofrecía a todos diversas opciones.

“Para ir al mar no se necesitaba el título de secundaria, pero el reto más grande que tenía era ayudarles a ellos a entender que el mar no era todo y que hay otras cosas fuera del mar donde podía ser también muy buenos y en primaria el reto más grande es enseñarles que hay un tiempo y un lugar para cada cosa” mencionó

Compartiendo el mismo pensamiento de su esposa Junior Barrett dijo que su mayor reto era preparar a los niños y jóvenes para que abrieran sus ojos a posibilidades fuera de la isla.

FAMILIA BARRETT

La vida de la familia Barrett ha girado por mucho tiempo alrededor de la enseñanza y la iglesia, pero entre sus pasatiempos compartieron al equipo de Diario Roatán que les gusta mucho leer y disfrutar los tiempos en familia.

La familia con los años creció y dejaron de ser solo dos, porque en la isla nació el retoño de estos agradables profesores, Joshua Barrett quien es el dueño de los corazones de esta pareja.

La señora Barrett entre sonrisas nos compartió que cuando tiene tiempo le gusta dedicarse a su jardín, es amante a la naturaleza y una gran lectora.

Por otra parte, el señor Barrett pasa mucho más tiempo leyendo y preparando la enseñanza para los niños de la escuela.

Ambos finalizaron diciendo que aún esperan dedicarse algunos años más a la enseñanza y luego jubilarse, pero no dejarán de agradecer nunca la forma en como la isla nos ha acogido, podemos decir que ambos se sienten en familia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.