En educación e Investigación científica cifradas las esperanzas de desarrollo del país

0 85

Tegucigalpa, Honduras

En la educación y en la investigación científica están cifradas todas las expectativas de desarrollo de un país.

El científico hondureño, Salvador Moncada, es el mejor testimonio de esa combinación de condiciones que llevan al éxito. Se trata de uno de los personajes más influyentes del mundo en las últimas décadas.

Sir Moncada es un científico y centroamericano, dos dimensiones que No son congruentes pero que este hondureño personaliza, justo porque en esta región la inversión de recursos en la investigación científica es casi nula o No existe.

La graduación del presente período lectivo fue designada con el nombre del destacado científico hondureño, en honor a su connotada labor y contribución con el desarrollo de la ciencia.

¿Son los países desarrollados los únicos capaces de generar ideas para el conocimiento?
Ese concepto ha cambiado en el mundo entero, señaló el prestigioso hombre de ciencia.

A renglón seguido, Sir Moncada llamó la atención en el sentido que en Honduras No se han creado las condiciones para hacer atractivo el aprendizaje de las materias más complicadas como la matemática, la física, y la química para sólo mencionar unos ejemplos.

Hay que cambiar las oportunidades de trabajo y, en segundo lugar, se vuelve un imperativo escoger a los profesores más calificados para la impartición de las asignaturas en las cuales se pretende elevar el rendimiento de los niños y de los jóvenes, sugirió el entrevistado.

Es evidente que hay un déficit de educación relacionada con el perfil de los profesionales que el mercado demanda y que exige que su formación esté en sintonía con las actuales exigencias tecnológicas y científicas.

Los jóvenes se inclinan por el mínimo esfuerzo, cuestiona el investigador hondureño, al destacar que en el país se hayan emprendido esfuerzos para madurar la premisa según la cual la educación es una prioridad.

Pero el laureado descubridor nacional alertó sobre la necesidad de que se dé continuidad a los logros alcanzados bajo la administración del actual ministro de educación, Marlon Escoto.

El titular de Educación, apuntó –de su lado- que Honduras siempre ha desarrollado su sistema de enseñanza-aprendizaje en medio de crisis por su condición de país subdesarrollado.

Empero mientras los referentes sean personajes sobresalientes como el científico Salvador Moncada, habrá opciones para forjar valores cívicos y morales, además de la vocación investigativa en los niños y jóvenes de Honduras.

Más adelante, el representante de “Honduras Global”, Rubén Darío Sorto, recalcó que la educación es la llave y el único mecanismo para que una nación en vías de desarrollo supere su condición de tal.

El mensaje es que hay que soñar con la superación a través de la educación y, en el caso de Honduras, las mejoras sustanciales que ha experimentado el sistema son un paso hacia adelante, pero No son suficientes para provocar la transformación que precisa el país.

En tal sentido, lo que procede es medir el nivel de aprendizaje de los niños y los jóvenes en las aulas de clase, sobre todo en las áreas de matemáticas y de comprensión.

Sólo así, Honduras se colocaría en la línea de la competitividad y del desarrollo continuo si ha de tomarse en cuenta que por cada 25 puntos que un país mejore en las áreas de matemáticas y comprensión el Producto Interno Bruto (PIB) sube uno por ciento.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.