Empresarios se resisten a aportar como lo estipula Ley Marco de Protección Social

0 59

Tegucigalpa, Honduras.

Empresarios se resisten a aportar 4.15% mensual de los salarios ordinarios para crear fondos de garantía del pago de prestaciones.

Están activos los anticuerpos generados por la propuesta de la nueva Ley Marco de Protección Social referida al llamado Seguro de Cobertura Laboral.

La empresa privada está firme en su postura contraria a que entre en operación dicho pilar del esquema pensado para volver universal, equitativo y justo el régimen de seguridad social en el país.

De manera específica, los miembros de la iniciativa privada No están dispuestos a permitir la creación de un fondo de garantía para el pago de indemnizaciones a los trabajadores.

Los generadores de capital califican esta propuesta como “absurda”, porque se les obliga a realizar aportaciones a una reserva que sería utilizada para cubrir los derechos laborales de los empleados de aquellas empresas que eventualmente cierren su funcionamiento.

De conformidad con lo expuesto en la ley, el Régimen del Seguro de Cobertura Laboral se apoya en dos tipos de reserva: La de “Capitalización Individual” y la de “Capitalización Colectiva”.

La primera está constituida por aportaciones patronales obligatorias equivalentes al cuatro por ciento del salario ordinario, valor éste que sería depositado en una cuenta individual abierta en nombre del trabajador y gestionadas por las administradoras de fondos de pensiones.

El texto de la Ley de Protección Social agrega que el monto abonado más los intereses generados, serán considerados parte de la reserva laboral en los casos de despido y terminación de trabajo por mutuo acuerdo.

También será válido este beneficio en cualquier otra causa ajena a la voluntad del empleado o por decisión del patrono.

En lo que respecta a la capitalización colectiva, se entiende que estará constituida por las aportaciones temporales obligatorias, iguales al 0.15 por ciento mensual sobre los salarios ordinarios.

En teoría, tiene como finalidad garantizar la cobertura de las indemnizaciones para los trabajadores asalariados de aquellas empresas del sector privado y afiliadas al Seguro Social que sean liquidadas, quebradas o fallidas.

Los defensores de la Ley Marco de Protección Social definen la Cobertura Laboral como el pilar que tiene por objetivo propiciar el pago efectivo y obligatorio de todos los derechos laborales que se deriven de la Constitución de la República y de los tratados internacionales ratificados por Honduras.

El apartado en cuestión propone, de igual manera, la creación de un concepto de compensación por antigüedad.

Frente a la baja cobertura de los beneficios de la seguridad social, la mayoría de los trabajadores consideran como su única alternativa las “prestaciones” e “indemnizaciones laborales” a que tendrían derecho en el momento de la terminación de su relación legal.

Los expertos del sector gubernamental enfatizan en que la falta de garantías mínimas para dar cumplimiento a las reservas laborales, así como el abismo que existe en cuanto al reconocimiento de los derechos de los trabajadores por auxilio por cesantía y por compensación en caso de renuncia.

Los sectores opuestos a la aprobación del nuevo régimen de protección social abogan porque se lleve a efecto un análisis del impacto macroeconómico, de la factibilidad y de la sostenibilidad del mismo para su aplicación gradual.

De lo contrario, se ha advertido que el país corre el riesgo de caminar hacia mayores problemas, en lugar de girar hacia la adopción de alternativas que contribuyan a enmendar los vacíos de la fallida seguridad social de Honduras.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.