El Salvador firma para combatir la migración irregular, pero no será ‘tercer país seguro’

0 401

Kevin McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional, suscribió en San Salvador un convenio de cooperación con el presidente Nayib Bukele para contrarrestar a las pandillas y aumentar la seguridad fronteriza. El funcionario estadounidense destacó que, en tres meses, la llegada de inmigrantes salvadoreños a EEUU se redujo de 16,000 a 6,000.

El secretario interino de Seguridad Nacional estadounidense Kevin McAleenan aseguró el miércoles que El Salvador no se convertirá en ‘tercer país seguro’ tras la firma de un acuerdo para fortalecer la cooperación entre ambos países en seguridad y migración, dos temas que preocupan al gobierno del presidente Donald Trump.

“Puedo confirmarle que este no es un acuerdo de tercer país seguro”, afirmó McAleenan en conferencia de prensa en la Casa Presidencial tras sostener una prolongada reunión con el presidente Nayib Bukele, la canciller Alexandra Hill Tinoco y el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas, para analizar la colaboración en materia de seguridad regional.

«Esta es una carta de intención de colaborar de manera amplia en la aplicación de la ley y contrarrestar a las pandillas, aumentar la seguridad fronteriza, compartir información y vitalidad económica, así como apoyar la propia iniciativa de los salvadoreños para desarrollar la capacidad de asilo y protección», agregó el funcionario estadounidense.

El concepto de ‘tercer país seguro’ se refiere a que una nación puede rechazar conceder asilo a una persona y canalizarla a un tercer país que se considere tenga condiciones adecuadas de seguridad para el individuo.

Bukele aprovechó para señalar que las medidas inmediatas que van a aplicar para combatir la migración irregular son las mismas que han estado implementando desde que asumió el poder el 1 de junio, “pero lo vamos a empoderar todavía más”.

McAleenan explicó las cuatro áreas en las que ambos gobiernos trabajarán conjuntamente: apoyo a los cuerpos de seguridad y de vigilancia fronteriza salvadoreños para reducir la violencia de las pandillas y el tráfico de personas; apoyo en seguridad interna para mejorar la capacidad policial y programas de protección para reducir la actividad criminal de traficantes de personas; mejorar la capacidad de asilo para proteger a la población más vulnerable; promover las visas de trabajo para salvadoreños en EEUU y disminuir las barreras para la inversión.

Bukele subrayó que la parte medular del convenio es el combate al tráfico de personas, contrabando, tráfico de órganos, secuestros, con la ayuda estadounidense. Explicó que entre lo pactado está la implementación de las patrullas fronterizas, que aseguró “las hemos estado haciendo desde hace varias semanas y han tenido bastante éxito porque hemos arrestado traficantes de personas, contrabandistas y pandilleros que quieren cruzar la frontera”.

EEUU y El Salvador acordaron también compartir con otros países información biométrica para facilitar las capturas de prófugos o personas con pasaportes falsos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.