El partido de Morales pide que entidades de derechos humanos acudan a Bolivia

0 149

La Paz, 1 jul (EFE).- El Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales instó este miércoles a organismos internacionales de derechos humanos a que visiten Bolivia, ante lo que denunció como un intento del Gobierno interino del país para apartar a este partido de las elecciones de septiembre.

El candidato electoral del MAS, Luis Arce, advirtió ante los medios en La Paz de que el Ejecutivo transitorio de Jeanine Áñez y su candidatura, la alianza Juntos, tienen «desesperación» por proscribir a su partido para evitar que llegue a los comicios del 6 de septiembre.

Arce subrayó que el Gobierno interino es consciente de que las encuestas dan primero al MAS, por lo que «se inventa» denuncias para intentar que se inhabilite a este partido.

La última de ellas, añadió el candidato, es una denuncia penal anunciada este pasado martes por supuesto daño al Estado cuando Luis Arce era ministro en la anterior etapa de gobierno de Morales, por un contrato de la Gestora Pública de Seguridad Social de Largo Plazo con una empresa panameña y otra colombiana para un software, por el que hubo un pago por adelantado aunque luego no llegó el sistema informático.

«La empresa nos falló e iniciamos un proceso judicial», recordó el candidato presidencial, quien criticó que esta y otras acusaciones anteriores son falsas en un intento de amedrentar a su partido y de usarlas como cortina de humo para tapar procesos por corrupción contra el Gobierno transitorio.

La denuncia de Arce coincide con lo expresado en redes sociales por Morales, que desde Argentina dirige la campaña electoral del MAS.

El proceso electoral se ha reanudado en Bolivia después de que fuera aplazado en marzo ante el estado de emergencia sanitaria por la COVID-19, que llevó a suspender la votación del 3 de mayo, y ahora la nueva fecha es el 6 de septiembre, para la que están habilitadas ocho candidaturas.

Las elecciones para elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores están pendientes desde la anulación de los comicios de octubre pasado, en los que el entonces mandatario Evo Morales había sido declarado vencedor para un cuarto mandato seguido y luego renunció entre denuncias de fraude a su favor.

Morales denunció que era forzado a dejar el poder por un golpe de Estado en medio de presiones de militares y policías, entre otras, para privarlo de su nueva victoria electoral y obligarlo a renunciar, tras lo que Áñez, entonces senadora de la oposición, asumió la Presidencia de forma interina al activar un mecanismo sucesorio ante un vacío de poder.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.