El «overbooking» de jugadores asusta en el Real Madrid

0 213

El Real Madrid tiene la obligación de seguir buscando en el mercado, en concreto lo mejor en cada posición, tal y como la dirección deportiva y la presidencia blanca quieren. El problema que se está encontrando es el ‘overbooking’ de jugadores que tiene actualmente el primer equipo, bien en nómina o bien cedidos.

Lo normal es que las llegadas de nuevos jugadores vayan acompañadas de alguna salida, pero esta máxima no siempre se cumple. Y en este Real Madrid menos todavía. «Nadie se quiere ir», repiten una y otra vez desde la zona noble cuando se habla del posible adiós de alguno de los miembros de la actual plantilla blanca e incluso con los cedidos que ahora mismo están lejos del día a día de Valdebebas.

Con los fichajes de Van de Beek y Reinier (el del brasileño se puede hacer oficial la próxima semana), el Real Madrid tendrá hasta 36 jugadores con contrato en vigor para la próxima temporada. En la actual plantilla (26 más Altube) todos los jugadores tienen contrato hasta el 30 de junio de 2021 como poco y algunos hasta el mismo día del año 2026. Y ninguno de ellos tiene la más mínima intención de marcharse.

En los últimos días se ha vuelto a hablar del futuro de Mariano y Brahim, pero ninguno de los dos ha dado muestra alguna de querer salir del club blanco. Zidane habló del primero tras la final de la Supercopa y dijo que su situación no cambiaba, mientras que el segundo restó importancia a quedarse fuera en los dos partidos de Yeda pese a las ausencias de Bale, Benzema y Hazard.

El que tiene bastantes pretendientes para este mercado es James Rodríguez. Varios equipos importantes están llamando a la puerta del colombiano, pero todavía no hay respuesta alguna del centrocampista ante las propuestas recibidas.

No es algo excepcional. Lo querer seguir es una conducta habitual. Nadie quiere salir del abrigo del Real Madrid. No todas las experiencias de anteriores compañeros que han salido del club blanco han sido positivas. Todos albergan la esperanza de poder revertir la situación y jugar con asiduidad en el once de Zidane, aunque algunos ya han recibido claras señales de que en su caso esa opción se antoja bastante improbable.

El trabajo del club es el de lograr que alguno de los actuales componentes del equipo terminen por aceptar salir bien ahora o bien en el próximo verano.

Los dirigentes del Real Madrid quieren que en la plantilla exista competencia, pero que sea bien entendida, como existe en estos momentos en el actual plantel blanco. Mantienen que el excesivo número de jugadores, considerados titulares indiscutibles, además de lastrar en el capítulo de sueldos, dificulta algunos momentos de una convivencia que ahora se ha logrado sea más que notable.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.