El gobierno de Biden divulga nuevos detalles relativos a la implementación de un sistema más seguro y riguroso de viajes aéreos internacionales

0 114

Al tiempo que seguimos trabajando para proteger a las personas de COVID-19, en el día de hoy el gobierno de Biden está dando mayores precisiones sobre la implementación de una nueva política sobre viajes aéreos internacionales que exige que las personas de otras nacionalidades que viajen a Estados Unidos tengan vacunación completa. Esta política actualizada establece un sistema de viajes internacionales que es riguroso y homogéneo en todo el mundo, y está orientado por criterios de salud pública.

A partir del 8 de noviembre, los ciudadanos extranjeros que no sean inmigrantes y que viajen por vía aérea a Estados Unidos deberán tener vacunación completa y presentar constancia de haber sido vacunados contra COVID-19 antes de abordar un avión para viajar a EE. UU., salvo algunas pocas excepciones.

Las pautas actualizadas sobre viajes incluyen también nuevos protocolos relacionados con pruebas de detección. A fin de seguir reforzando las protecciones, los viajeros no vacunados —ya sean ciudadanos estadounidenses, residentes legales permanentes (RLP) o el número reducido de ciudadanos extranjeros no vacunados que están exceptuados— ahora deberán someterse a una prueba durante el día previo a la fecha de salida.

En el día de hoy, el gobierno divulga los siguientes documentos para implementar estos requisitos: 1) una Proclama Presidencial para Impulsar la Reanudación Segura de Viajes Globales durante la Pandemia de COVID-19; 2) tres Órdenes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) sobre vacunación, pruebas y rastreo de contactos; e 3) instrucciones técnicas para proporcionar precisiones sobre la implementación a las compañías aéreas y sus pasajeros.

Apoyándonos en criterios científicos y de salud pública, Estados Unidos ha desarrollado un nuevo sistema de viajes aéreos internacionales que refuerza la seguridad para los estadounidenses en el país y para los viajes aéreos internacionales. Los detalles adicionales que se dieron a conocer hoy brindan tiempo a las aerolíneas y a los pasajeros aéreos internacionales de prepararse para esta nueva política antes de la fecha de implementación del 8 de noviembre.

Como se anunció antes, los ciudadanos extranjeros que tengan esquema de vacunación completa también podrán viajar a través de las fronteras terrestres norte y sudoccidental por motivos no esenciales, como turismo, a partir del 8 de noviembre. En los próximos días se darán a conocer más detalles sobre cambios en las restricciones relativas a fronteras terrestres.

Los viajeros podrán encontrar más precisiones sobre el anuncio relativo a viajes aéreos de hoy en los sitios web de los CDC y del Departamento de Estado. A continuación, se incluye una síntesis:

Estatus de vacunación completa:

A partir del 8 de noviembre, los ciudadanos extranjeros que no sean inmigrantes y que viajen por vía aérea a Estados Unidos deberán tener vacunación completa y presentar constancia de haber sido vacunados antes de abordar un avión con destino a EE. UU.


Constancia de vacunación:

A los ciudadanos extranjeros se les exigirá constancia de vacunación —salvo unas pocas excepciones— para abordar el avión.


Los pasajeros deberán mostrar su constancia de vacunación, y las compañías aéreas deberán:
Controlar que coincidan el nombre y la fecha de nacimiento para confirmar que el pasajero sea la misma persona que se refleja en la constancia de vacunación;
Determinar que la constancia la haya emitido una fuente oficial (p. ej., un organismo público de salud o un organismo gubernamental) en el país donde se aplicó la vacuna; Revisar la información básica que determina si el pasajero cumple con la definición del CDC sobre persona con vacunación completa, como el tipo de vacuna, el número de dosis de vacunas recibidas, la(s) fecha(s) de aplicación y el lugar de vacunación (p. ej., vacunatorio, centro de salud).


El gobierno de Biden trabajará en estrecha colaboración con las compañías aéreas para asegurar que estos nuevos requisitos se implementen de manera satisfactoria.
Vacunas aceptadas:

Los CDC han determinado que, a efectos de viajar a Estados Unidos, las vacunas aceptadas incluirán aquellas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia (EUL) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Se considerará que las personas cuentan con vacunación completa a partir de las 2 semanas de la aplicación de la última dosis si han recibido una dosis individual de una vacuna aprobada o autorizada por la FDA o aprobada para la EUL por la OMS de series de única dosis (es decir, Janssen), o cualquier combinación de dos dosis de vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA o aprobadas para la EUL por la OMS de series de doble dosis (es decir, pauta mixta).


Se puede consultar más información en el Anexo de los CDC aquí.
Pruebas de detección más rigurosas:

Anteriormente, todos los viajeros debían presentar un examen viral con resultado negativo realizado dentro de los tres días previos a la fecha de viaje a Estados Unidos.


Cumplen con este requisito las pruebas de amplificación de ácidos nucleicos (PAAN), como la prueba PCR, y las pruebas de antígenos.


Conforme se anunció en septiembre, el nuevo sistema establece requisitos más rigurosos, de modo que los ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes no vacunados tendrán que proporcionar una prueba negativa realizada dentro del día previo a la fecha de viaje.


Eso implica que todos los ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes con vacunación completa que viajen a Estados Unidos deberán estar en condiciones de presentar documentación que acredite su condición de persona vacunada además del resultado negativo en la prueba.


Para los estadounidenses que puedan demostrar que tienen vacunación completa, se seguirá aplicando el mismo requisito: deben presentar una prueba con resultado negativo realizada dentro de los tres días previos al viaje.


Todas aquellas personas que viajen a Estados Unidos y no puedan demostrar una constancia de vacunación completa, tendrán que presentar una prueba negativa realizada durante el día previo a la fecha de salida.


Requisitos para menores de edad:

Los menores de 18 años quedan exceptuados del requisito de vacunación en el caso de viajeros que sean ciudadanos extranjeros, dado que algunos niños pequeños no son elegibles para vacunarse y debido a la variabilidad global en el acceso a la vacunación para los menores con más edad que sí son elegibles para la vacunación.


Los menores de edad que tengan entre 2 y 17 años deberán realizarse una prueba antes de viajar.


Si viajan con un adulto que tiene vacunación completa, los menores de edad que no están vacunados podrán someterse a una prueba dentro de los tres días previos a la fecha de salida (lo cual coincide con los plazos para los adultos con vacunación completa). Si un menor de edad no vacunado viaja solo o acompañado por adultos que no están vacunados, tendrá que someterse a una prueba de detección durante el día previo a la fecha de viaje.


Excepciones limitadas al requisito de vacunación:

Se ha establecido un conjunto limitado de excepciones al requisito de vacunación para ciudadanos extranjeros. Incluyen las excepciones para menores de 18 años, ciertos participantes en ensayos clínicos de vacunas contra COVID-19, personas para quienes la vacunación esté contraindicada por motivos médicos, aquellos que necesiten viajar por motivos de emergencia o humanitarios (con una carta emitida por el gobierno de los Estados Unidos en la que se confirme la necesidad urgente de viajar), quienes viajen con visas no turísticas desde países con baja disponibilidad de vacunas (según lo determinado por los CDC) y otras categorías acotadas.


Quienes hayan obtenido una excepción, en general deberán declarar que cumplirán con los requisitos de salud pública aplicables, lo que incluye, salvo muy pocas excepciones, la obligación de vacunarse en EE. UU. si tienen previsto permanecer allí más de 60 días.
Rastreo de contactos:

Los CDC también han emitido una Orden de Rastreo de Contactos que exige que todas las compañías aéreas que vuelen a Estados Unidos mantengan un acceso rápido a la información de contacto —y la entreguen de inmediato a los CDC cuando sea necesario— que permitirá que los funcionarios de salud pública puedan realizar un seguimiento de los viajeros que ingresan por vía aérea y que podrían estar infectados o han estado expuestos a una persona infectada.


Esta es una medida de salud pública fundamental que se establece para prevenir la introducción, transmisión y propagación de nuevas variantes de COVID-19, así como para incorporar una herramienta de prevención crucial que permitan abordar otras amenazas para la salud pública

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.