El cine en tiempos de coronavirus

0 100

La pandemia del COVID-19 ha impactado en una de las industrias mayormente consumidas y conocidas mundialmente: el cine, donde películas no pudieron ser proyectadas en la pantalla grande y producciones fueron pospuestas. Según The Hollywood Reporter, en 2019 se obtuvieron más de 31,000 millones de dólares en taquilla a nivel mundial. Solo en marzo del presente año, con la llegada del COVID-19, la recaudación disminuyó en 5,000 millones de dólares.

En marzo, solo en China que es el segundo mercado de películas más grande del mundo, más de 70,000 salas de cine cerraron, dejando a miles de personas desempleadas. En Corea del Sur las salas del cine permanecieron abiertas, pero la asistencia bajó en un 80%, fenómeno ocurrido también en Japón, Reino Unido y el Oriente Medio. Según La Vanguardia, Hollywood sufrió un impacto significativo ya que la industria del cine emplea de forma directa a 892,000 personas, y miles de empleos se han perdido.  

Aunque diversas medidas de bioseguridad están siendo empleadas en las salas de cine y en procesos de rodaje para levantar la industria, para muchos el COVID-19 representa una inminente amenaza y múltiples reflexiones se han realizado sobre el impacto del COVID-19 en las grandes productoras, el cine y plataformas de streaming.

En ese sentido, el director de la Cinemateca Universitaria Enrique Ponce Garay, René Pauck y el coordinador de la cinemateca, Luis Griffin, participaron en Café Presencia con el propósito de reflexionar en torno al impacto de la pandemia en el cine y los cambios que se han dado en esta industria.

¿Qué es el cine?

Al inicio de la entrevista, René Pauck resaltó que el primer impreso del cine inició el día en el que los hermanos Lumière al final del siglo antepasado propusieron a un grupo de personas instalarse en un café en el centro de París para mostrar algo novedoso en la pantalla de un proyector; la película mostraba un tren que se dirigía en línea transversal hacia el público, que se asustó al presenciar aquella escena. Para Pauck esta escena refleja el cine, el movimiento, el dramatismo, la parte documental o de ficción; el cine siendo ya parte del ADN de las personas.

Para Griffin, el cine tiene dos elementos esenciales: la parte técnica que es todo el aparataje que permite ver las imágenes en movimiento, y la parte artística, o el arte de contar historias a través de las imágenes y el sonido. “Se ha vuelto tan importante como la música y como la comida. No me imagino la vida sin poder ver televisión y sin ver películas, series, no me podría imaginar un mundo así”, confesó Griffin.

Impacto de la pandemia

Para Griffin la pandemia influyó de forma significativa en el cine, ya que solo en las negociaciones y los rodajes de las películas se necesita tener gente trabajando junta para poder filmar. Se paralizaron las producciones y las llegadas al cine, por lo que de forma directa e indirecta en esta industria miles han perdido sus empleos.

“Nuestras productoras, por ejemplo, han tenido impacto de que los clientes que se dedican a la publicidad para sobrevivir y luego hacer películas, ya han cancelado muchos proyectos, no han contratado nuevos proyectos porque no saben cómo va a quedar la economía. Ese retraimiento de la economía va a afectar enormemente la empresa privada que es la que contrata para publicidad, la que contrata para producciones, la que apoya muchas producciones de cine nacional y que con esto también va a restringir esos apoyos a los productores cuando vayamos a pedir ayuda para hacer una película”, manifestó Griffin.

Por otro lado, muchas premieres de películas a nivel internacional fueron canceladas. Ante ello algunas películas fueron proyectadas en otras plataformas, pero sin tener un impacto significativo.

Según Griffin, la pandemia ha tenido un impacto en todo un entorno. Las producciones que estaban en curso y se tuvieron que suspender dejaron también de contratar hoteles, alimentación y transporte; afectando también a otros rubros. “Recuerde que cuando se hace una producción no solamente es el beneficio directo a los que trabajan haciendo las películas, hay todo un grupo de personas, de empresas que se benefician de esas producciones, gente que vende ropa, carpintería, agentes de seguridad, hasta los extras”, señaló.

Por su parte René Pauck detalló que el impacto económico es severo y que recientemente participó en un conversatorio con jóvenes productores que están sumamente preocupados, ya que muchos de los proyectos que tienen están paralizados por la pandemia. Ante esto, los productores, las salas de cine y actores que se relacionan de forma indirecta a esta industria deben replantearse y abrir un espacio para encontrar ideas.

Como un punto positivo es que los escritores de historias se podrán ver beneficiados por pasar más tiempo en aislamiento y con menos interferencia para trabajar guiones que podrán ser utilizados pospandemia.

“El confinamiento da efectivamente la posibilidad a algunos productores que tienen su computadora y material guardado de hacer pequeños montajes, pequeñas ediciones y de divulgar a través de las redes sociales, hay que buscar cómo. Definitivamente si no vamos a las salas de cine, tenemos que ver cómo vemos cine y cómo hacemos cine”, señaló Pauck.

Plataformas de streaming

Es de señalar que, con el cierre de las salas de cine, algunas plataformas de streaming como Netflix y Amazon Prime han tenido auge ya que las personas tienen la opción de ver películas desde la comodidad de sus casas. Para Pauck, ver películas en la televisión representa una gran oportunidad, aunque para el nada sustituye el placer, el sonido, la visión e imagen al estar en una sala de cine. Por otro lado, el ver películas desde distintas plataformas en casa ha causado que las personas vean películas que nunca pensaron ver, o películas antiguas que previamente tuvieron mucho éxito.

“La gente tiene posibilidad también de ver cosas que no vieron, entonces es una compensación de no poder ir al cine y además sabemos que es momentáneo”, detalló Pauck.

¿Será seguro retornar a una sala de cine?

“¿Cómo podemos saber nosotros que el que se siente al lado no tiene el virus? Esto no va a tener solución hasta que no tengamos la vacuna, no nos engañemos”, señaló Griffin, expresando que en países de Europa muchas salas de cine que habían reabierto han vuelto a cerrar.

A pesar de las distintas perspectivas en torno al regreso del séptimo arte, es una realidad que diversas salas de cine alrededor del mundo han vuelto a abrir sus puertas con un ingreso al público a las salas de cine del 50%, con la desinfección de salas antes y después de cada función y el distanciamiento físico, dejando sillas vacías de por medio. En cuanto al rodaje de las películas y series, en España, por ejemplo, el equipo de grabación no puede superar las 25 personas y en el set una persona debe estar designada a la desinfección de objetos.

Poco a poco la industria del cine retoma su curso, aunque tomará tiempo y una posible vacuna para un regreso completo.

Si quiere ver la entrevista con René Pauck y Luis Griffin, haga clic en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/PresenciaUNAH/videos/242493353847568

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.