EEUU ha ratificado la “fuerte relación” con el presidente Hernández para combatir el narcotráfico

0 297

La embajada de los Estados Unidos ha ratificado en varias ocasiones la “fuerte relación” con el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, la que fue y sigue siendo clave para obtener logros importantes en el combate contra el narcotráfico y el crimen transnacional.

 La última declaración textual, emitida a través de una nota de prensa urgente, se emitió apenas horas después de que agencias de prensa internacional publicaran un documento en el que maliciosamente se pretendía hacer creer que el gobernante hondureño era objeto de investigación por parte de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

 En esa oportunidad, la embajada de Estados Unidos declaró textualmente en su comunicado de prensa: “El Gobierno de los Estados Unidos valora nuestra fuerte relación con el Gobierno de Honduras, que ha llevado a logros importantes en el combate del narcotráfico y el crimen transnacional, entre otros”.

 Además, a finales de mayo afirmó que “seguiremos colaborando en temas de seguridad, desarrollo económico, fortalecimiento de instituciones y la lucha contra la corrupción”.

 La investigación de oficio

La DEA efectuó la investigación de oficio como un procedimiento de rutina ante el testimonio brindado por narcotraficantes hondureños extraditados que buscaban una reducción de sus penas, pero que no lo lograron por ser falso.

 La misma investigación efectuada, y que consta en un documento presentado ante la Corte de Distrito Sur de Nueva York, establece textualmente que “no hay indicios de cargos en su contra”, refiriéndose al presidente Hernández.

 Un comunicado oficial del Gobierno de Honduras a su vez informó que, “molestos por haber sido perseguidos y extraditados por el presidente Juan Orlando Hernández, varios cabecillas del narcotráfico en Honduras, en el 2015, acusaron falsamente al presidente y sus colaboradores frente al Gobierno de Estados Unidos, al mismo tiempo que acusaron a la familia Rosenthal”.

 Ese comunicado del Gobierno de Honduras destaca además como un procedimiento normal que el Departamento de Justicia de Estados Unidos investigue cualquier acusación vertida, determinándose en este caso que no se encontró evidencia para sustentar la acusación en contra del presidente y sus colaboradores.

 La DEA

Cabe destacar que la DEA es la agencia del Departamento de Justicia que maneja toda la información e inteligencia del Gobierno de Estados Unidos en materia de Narcotráfico.

 El 1 de marzo de 2019, las máximas autoridades de la DEA recibieron al presidente Hernández por considerarlo un socio de confianza en la lucha contra el crimen organizado transnacional.

 Posterior a la reunión sostenida con el administrador interino de la DEA, Uttam Dhillon, se emitió la siguiente declaración: “Al visitar Estados Unidos, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, se reunió con el administrador interino Dhillon, para continuar desarrollando la relación con la DEA, mientras trabajamos conjuntamente para combatir el narcotráfico. La DEA agradece a Juan Orlando Hernández y espera continuar nuestra asociación con Honduras”.

El documento judicial, de fecha 2 de julio de 2015, indicó que el Departamento de Justicia llevaría a cabo una investigación de seis meses.

A los tres meses se presentaron las acusaciones contra la familia Rosenthal. El documento también dice textualmente “que el mismo debe estar mantenido en secreto para evitar interferir con una investigación en curso”.

 Dado que se terminó la investigación, no hubo más impedimento en la publicación del documento. Los mismos despachos internacionales establecieron textualmente, refiriéndose al presidente Hernández, que “no hay indicios de cargos en su contra”.

 Estrategia integral

Cabe destacar que el presidente hondureño impulsó, desde que estaba en el Congreso Nacional, una estrategia para desarticular los carteles del narcotráfico en Honduras, llevando el liderazgo para aprobar la extradición y después para implementarla con efectividad en contra de los narcotraficantes.

 Desde que se logró implementar la extradición, pese a la oposición de algunos sectores políticos, más de 30 hondureños han sido entregados a otros países, capturados en el extranjero o negociaron su entrega voluntaria.

 Esta decisión fue clave para desarticular todos los carteles del narcotráfico que operaban en Honduras y derribar los reinados de terror y muerte que habían implantado en varios sectores del país, convirtiendo a Honduras en un paraíso para el tráfico de drogas.

 “Hoy Honduras se ha convertido en un territorio hostil para el narcotráfico, al grado que, de acuerdo al Centro Marítimo Internacional contra el Narcotráfico de Colombia, Honduras pasó del puesto 1 al 12 como país receptor de droga que va en ruta hacia el mercado consumidor de Estados Unidos”, afirmaba en ese entonces el Gobierno hondureño.

 El presidente Hernández ha reiterado su compromiso en la lucha contra el narcotráfico, “cueste lo que cueste y caiga quien caiga”.

 “Los mismos narcotraficantes, con sus testimonios falsos y de venganza, demuestran que reconocen que el Presidente de Honduras ha sido implacable en esta lucha, lo cual es también reconocido por la comunidad internacional”, indicó además el Gobierno hondureño.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.